Pagos que el contribuyente realice derivados de una conciliación laboral no son deducibles según el Consejo de estado

Según criterio de la sección cuarta del Consejo de estado,  los pagos que el contribuyente realice a un empleado originados en una conciliación laboral no son deducibles del impuesto a la renta por no acreditar los requisitos del artículo 108 del estatuto tributario.

En varias oportunidades el Consejo de estado ha manifestado que la indemnización por despido injustificado no es deducible del impuesto a la renta, y ahora va un poco más allá y afirma que tampoco es deducible lo que acuerde pagar a un trabajador en un proceso de conciliación laboral.

En sentencia 18039 del 19 de mayo de 2011 con ponencia de la magistrada Martha Teresa Briceño dijo el Consejo de estado:

Pues bien, según el criterio de la Sala, en materia laboral debe primar la realidad sobre las formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales. Por lo tanto, aun cuando se hubiera estipulado en el Acuerdo Conciliatorio que se trataba de una bonificación por mera liberalidad no constitutiva de salario, lo cierto es que su finalidad sí era cobijar todos aquellos pagos laborales, incluidos los salarios, que por alguna eventualidad pudieran causarse a favor del trabajador, de ahí que una vez recibida la bonificación, el ex trabajador declaraba a paz y salvo a la empresa por todo concepto laboral, incluidos los salarios e indemnizaciones. Como ya se advirtió, para que las indemnizaciones laborales sean deducibles del impuesto de renta se debe acreditar el cumplimiento de los requisitos del artículo 107 del Estatuto Tributario, que en este caso no se cumplió.

Para la Sala, no es posible acceder a su reconocimiento, independientemente de que la actora hubiera demostrado que efectuó la retención en la fuente o que estaba excluida de tal obligación. Además, como parte de tales sumas conciliatorias sí tenían carácter salarial, la actora debió acreditar el cumplimiento de todos los requisitos previstos en el artículo 108 del Estatuto Tributario; sin embargo, no dijo nada sobre tal hecho.

La interpretación que el Concejo de estado hace de la norma luce muy restrictiva y con una rigurosidad excesiva que lleva a que el contribuyente deba soportar una mayor carga tributaria, lo que es una razón suficiente para que el contribuyente se preocupe por cumplir cabalmente con sus obligaciones laborales, ya que de no hacerlo,  luego tendrá que pagarlas ya sea por cuenta de una conciliación laboral o por orden de un juez laboral, y en ese caso, y a esas alturas, no podrá acreditar el pago de aportes parafiscales (cuando haya lugar a ello) y no podrá acreditar los pagos a seguridad social haciendo improcedente la deducción de dichos pagos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.