Para efectos tributarios no se pueden exigir que la factura cumpla los requisitos de la ley comercial

La factura, como título valor que es, está regulada por el código de comercio, y para efectos tributarios está regulada por el estatuto tributario en los artículos 617 y 771-2, y son esos requisitos y no los de la ley comercial los que se deben cumplir cuando de impuestos se trata.

Algunas administraciones tributarias territoriales, e incluso algunos funcionarios de la Dian se les ha ocurrido que las facturas deben cumplir con los requisitos de un título valor para que sean válidas fiscalmente, a lo que la sección cuarta del consejo de estado en sentencia 18781 del 16 de septiembre de 2014 con ponencia de la magistrada Martha Teresa Briceño dijo que no en los siguientes términos:

“Al respecto, la Sala advierte que no puede aplicarse para efectos tributarios los requisitos de la legislación comercial para los títulos valores, pues la normativa tributaria prima para efectos fiscales y los requisitos exigidos a la factura son los contenidos en el artículo 617 E.T., razón por la cual los argumentos aducidos por la Administración para rechazar las facturas no son de recibo, como lo alegó la actora en su demanda. En todo caso, ni la firma ni el original de la factura, están contemplados en la normativa tributaria como requisito de la factura.”

Como se puede observar, la administración de impuestos no puede exigir que se allegue el original de la factura para soportar un costo o una deducción, ni mucho menos exigir que la factura  esté aceptada, es decir, firmada, requisitos propios para efectos de la validez de la factura como título valor. Es suficiente con que la factura cumpla con los requisitos del artículo 617 del estatuto tributario o del artículo 771-2 del mismo estatuto, según corresponda.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.