¿Pasivo o provisión?

“Quisiera consultar con usted la siguiente situación que se me presenta en un conjunto, para saber su punto de vista:

En el mes de Diciembre de 2015, en reunión de consejo quedó aprobada la contratación de tres trabajos específicos, con contratistas diferentes, y los contratos quedaron suscritos con fecha de Diciembre/2015, por valor total entre los tres $78 millones.

Uno de los contratistas emitió factura por el valor total del contrato, y esta fue causada y reconocida como un pasivo real, al igual que los otros dos contratos, ya que consideré que al existir la obligación contraída por el conjunto de pagar unos trabajos de acuerdo a los contratos, ya lo puedo considerar como una obligación real, independientemente de los términos establecidos en los contratos para su ejecución y forma de pago.

Tengo ahora el punto de vista del Revisor Fiscal, quien dice que no los debemos presentar como cuenta por pagar (real), sino como provisiones, porque los trabajos comenzaron a ejecutarse en Enero de este año, sin embargo él firmó la retención en la fuente de Diciembre/2015, causada sobre la factura que emitió uno de los contratistas sobre el valor total del contrato.

Yo no considero que se deban contabilizar como provisiones, porque ya tenemos certeza del valor de los trabajos, sabemos quién los va realizar, y sabemos en qué consiste cada trabajo contratado. Entonces no veo porque lo debamos registrar como provisiones, además que estaban aprobados en el presupuesto del año 2015”.

CONCEPTO:

De acuerdo con la información suministrada, las descritas son obligaciones ciertas y exigibles, pues hay de por medio contratos, que constituyen documentos literales y exigibles de los derechos y obligaciones en ellos incorporados, en forma análoga a los títulos valores, de modo que no es ninguna estimación o contingencia, sino un Pasivo real, por lo que comparto plenamente su criterio. Recordemos que la contabilidad es de CAUSACIÓN. El hecho de su ejecución y pago de saldos posteriormente, son actos operativos y administrativos, más no contables. El Decreto 2706 de 2012 expresa claramente los siguientes apartes sobre las cuentas por pagar:

Reconocimiento de activos, pasivos, ingresos y gastos 

2.19.     Reconocimiento es el proceso de incorporar en los estados financieros una partida que cumple con la definición de activo, pasivo, ingreso o gasto y que cumpla los siguientes criterios: 

(a)    Es probable que cualquier beneficio económico futuro asociado con la partida, entre o salga de la microempresa; y 

(b)   La partida tiene un costo o valor que pueda ser medido con fiabilidad. 

 Capítulo 10 

OBLIGACIONES FINANCIERAS Y CUENTAS POR PAGAR 

Alcance de este capítulo 

10.1.  Este capítulo desarrolla el reconocimiento, medición, baja en cuentas e información a revelar de las obligaciones financieras y las cuentas por pagar. 

Un pasivo financiero (cuentas por pagar comerciales, documentos por pagar y préstamos por pagar), es una obligación contractual para entregar dinero u otros activos financieros a terceros (otra entidad o persona natural). 

Reconocimiento inicial de las obligaciones financieras y cuentas por pagar 

10.2.  Las obligaciones financieras y cuentas por pagar se reconocerán en los estados financieros solo cuando cumplan las condiciones para reconocimiento de pasivos incluidos en el numeral 2.19. 

Presentación de los estados financieros 

10.6.  Una microempresa clasificará sus obligaciones financieras y cuentas por pagar, conforme lo descrito en los numerales 4.5 y 4.6 de esta norma. 

Pasivos corrientes 

4.5.  Una microempresa clasificará un pasivo como corriente cuando: 

(a)    Espera liquidarlo o pagarlo en el curso normal del ciclo de operación de la microempresa; 

(b)   El pasivo debe liquidarse dentro de los doce meses siguientes a la fecha sobre la que se informa.

Usted, como contador, está en la obligación de dar aplicación a la Norma y no puede dejar de hacerlo por el concepto del Revisor Fiscal, ni el de la administración, ni el de nadie. Si el R. F. no está de acuerdo, que lo exprese en su Dictamen, con los soportes de tipo legal que fundamenten la salvedad en su criterio profesional. No se debe dejar imponer criterios, pero lamentablemente a veces sucede y, en caso de que la administración comparta la posición del revisor fiscal y se refleje en los estados financieros, será Usted quien debe dejar expresa su salvedad.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

4 Opiniones
  1. manuel botero dice:

    Absurdo que el contratista hubiera emitido factura !!!!
    La factura se emite sobre lo entregado
    Que dicen las NIIF?
    Cierto que ya hay el contrato/compromiso
    Cierto que si se lleva al pasivo, por contra habría que llevarlo al gasto y eso no reflejaria la realidad.
    Quizas de debera llevar al activo una "deuda" del contratista por la diferencia entre el costo total previsto y lo que vaya entregando

    Si el contrato vale 100, al suscribir el contrato :

    Deudores 100
    Contratistas 100

    Cuando el contratista entregue obra/factura por 20

    Contratistas 20
    Deudores 20

    Gastos 20
    Caja 20

    Asi quedan reflejadas todas las operaciones.

    La deuda del contratista en obra al edificio queda en 80 y la deuda del edificio al contratista tambien en 80

    • Jose Villa dice:

      Comparto TOTALMENTE el comentario de don Manuel Botero.

      Los trabajos se iniciaron en enero de 2016.
      A diciembre 31 de 2015 NO EXISTIA DEUDA ALGUNA.

      La realidad financiera no está dada por los contratos firmados en diciembre, ni por la factura expedida sobre un trabajo que no se había ejecutado, sino por la REALIDAD de los eventos y la realidad dice que nada se había ejecutado en diciembre de 2015.

      La retención en la fuente es asunto fiscal. Esta retención en ningún momento se puede convertir en argumento para declarar como pasivo una deuda inexistente.

      Si se entregó dinero en diciembre de 2015, eso es una cuenta por cobrar.
      La realidad fiinanciera de la obra se mide por el grado de realización de la misma.

      En el decreto 2706 de 2012 se habla de reconocimiento, medición, presentación y revelación. No se habla de causación.

      Esa expresión, CAUSACION, es en esencia de tipo fiscal. Lo que pasa es que en vigencia del decreto 2649 de 1993 muchas entidades del estado, Dian, Superintendencias, etc., le metieron la mano a la contabilidad y de manera dictatorial se impusieron sobre el decreto 2649 mencionado.

      • Jose Villa dice:

        La fuente que respalda al decreto 2706 son las NIIF principalmente las NIIF PYMES. Aquí, en las niif, se habla de devengo y en el caso propuesto NO SE OBSERVA QUE HAYA HABIDO DEVENGO. Y si recurrimos a la expresión fiscal de CAUSACION, pues aquí tampoco hay causación para imputar un gasto inexistente.

        Ahora veamos algo de las características cualitativas:
        Comencemos por la PRUDENCIA. Hubo en este caso prudencia?. No la veo ni en el administrador ni en el contador. No la veo en el administrador, porque pagar como anticipo el 100% del contrato es a todas luces un riesgo muy grande. Y no la veo en el contador, porque pasar una cuenta por cobrar al contratista como un gasto realizado, sin haber siquiera comenzado la obra, me lleva a pensar que si JC fuera el contador, estaría diciendo: Es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja que yo lleve al gasto esta cuenta por cobrar. Evidentemente, las sumas mencionadas en el editorial para una entidad del grupo tres son bastante RELEVANTES POR SU MATERIALIDAD.

        Sigamos con la FIABILIDAD. Tanto la NIF como las NIIF son principios que se deben observar en la presentación de los estados financieros. Entonces si en los estados financieros se presenta el pago como un activo (cuentas por cobrar), no habría problema desde el punto de vista de la realidad financiera, aunque sí quedaría un conflicto con la contabilidad porque en ésta lo tienen imputado en el gasto.
        La fiabilidad financiera hace alusión a presentar la información libre de error y aquí es clave el JUICIO PROFESIONAL. Claro está que tratándose del caso propuesto, tan simple, tan sencillo, tan común, no da para juicio profesional ya que para eso para cada partida de los estados financieros están establecidos los respectivos requerimientos y por eso la posibilidad de darle en su tratamiento varias formas, para este caso específico, es prácticamente nula.

        Continuemos con ESENCIA SOBRE FORMA, característica que nos lleva a presentar los hechos económicos, las transacciones, los eventos, de acuerdo con su ESENCIA FINANCIERA Y NO CON SU FORMA LEGAL y aquí para justificar el gasto se están amparando en su forma legal, en una factura a la que le aplicaron retefuente.

        Finalmente me pregunto: Qué me indica el hecho de que esta consulta se le haya hecho al profesor Nelson Chávez Rusinque y se diga que el revisor fiscal tiene un punto de vista diferente del contador?
        Y la respuesta que yo mismo me doy, es que en esta entidad NO EXISTE UN MANUAL QUE CONTENGA LAS POLITICAS CONTABLES. Por eso el contador es una rueda suelta que hace lo que cree, por eso el contador no puede decirle al revisor fiscal, mire señor, lo actuado por mí lo respaldo en esta política contable: ta, ta, ta, ..... ta.
        Repito, el tema por lo sencillo y común no da para aplicar el juicio profesional del contador para que éste pudiera decirle al revisor fiscal: mire señor, no apliqué esta política, por esto, esto y esto.

  2. José A Rodríguez dice:

    Muy aventurado tomar posición sobre las opiniones profesionales expresadas, tanto del contador, Revisor y comentario del artículo sin conocer el texto de los contratos. El análisis se hizo desde el punto de vista del pasivo generado a partir de un contrato, pero hay que recordar que la contabilidad es de partida doble, entonces si reconoce el pasivo, reconoce el gasto en 2015?. Lo más seguro es que en 2015 el contrato no se ha ejecutado según lo dicho, y además, en el mismo debe existir una cláusula de cumplimiento para su pago real, es decir, se paga si se cumple con el contrato, y a 2015 no se puede evidenciar ese hecho. Es más, el contratista no debió emitir factura, si hay pactados anticipos para inicio, se deben reconocer como tales, para ambas partes, pero no como gastos para el contratante y como ingresos para el contratista. (Estudiar Principios de asociación, esencia sobre forma, causación)

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.