Patrimonio bruto, deudas y patrimonio líquido en las declaraciones de renta

Hemos hecho ya un recorrido por la determinación del impuesto de renta y complementarios de las personas naturales, la clasificación de las personas en empleados, trabajadores por cuenta propio y otros, así como los sistema de determinación del impuesto, incluido IMAN e IMAS.

Ahora bien, un aspecto muy importante al momento de presentar la declaración de renta son los renglones de patrimonio, es decir, el patrimonio bruto, las deudas o pasivos, y el patrimonio líquido.

En el caso del patrimonio bruto, la regla general es que los mismos deben declararse por su costo fiscales, es decir, costo de adquisión mas adiciones y/o mejores, teniendo en cuenta si se está o no obligado a llevar contabilidad, para efectos de disminuir su valor en lo que corresponde a la depreciación. Ah sí mismo, existe algunas excepciones, en relación con el valor patrimonial, y trataremos de dar explicación al menos a las más relevantes.

La primera de ellas, es el valor patrimonial de los semovientes. En principio su valor patrimonial es el costo de adquisición. Sin embargo, si se es una persona natural no obligada a llevar contabilidad el valor patrimonial será el que costo de adquisión que no puede ser inferior a su valor comercial fijado mediante resolución del Ministerio de Agricultura, que para este año gravable es la resolución 14 del 8 de enero de 2016.

Otro aspecto importante es en el caso de los no obligados a llevar contabilidad, pues en el caso de los inmuebles, de conformidad con el artículo 277 del estatuto tributario, deben declararse por el mayor valor entre el costo fiscal, el costo de adquisición, el autoavalúo y el avaluó.

En el caso de los pasivos o deudas, es menester recordar que quienes no están obligados a llevar contabilidad deben soportar dichos pasivos con documentos de fecha cierta, a menos que de forma supletoria puedan probar que las cantidades respectivas y los rendimientos fueron probados por el beneficiario.

Así las cosas, el patrimonio bruto menos las deudas constituye el patrimonio líquido que debe  registrarse en las declaraciones de impuesto de renta y complementario.

Sin lugar a dudas, existen múltiples casos en relación con el valor patrimonial, como el de los derechos fiduciarios, los patrimonios autónomos, mercancías vendidas a plazos, inventarios, entre otros, que deben ser analizados al momento de laborar su declaración de renta.

Nota: No olvidar los efectos de los reajustes fiscales, y su influencia en la determinación del límite a los intereses deducibles o subcapitalización.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.