Pensiones de valor igual o inferior a tres salarios mínimos se incrementarían anualmente en el mismo porcentaje del salario mínimo

Actualmente avanza en el Senado un proyecto de ley con el cual se busca que las pensiones cuyo valor sea igual o inferior al equivalente a tres salarios mínimos se incrementen anualmente, ya no con base en la variación del índice de precios al consumidor (IPC),  sino con fundamento en la variación del valor del salario mínimo legal.

Aunque inicialmente el proyecto apuntaba a que la reforma cobijara a todos los pensionados, sin consideración al valor de la pensión, en el trámite de la iniciativa se contrajo el alcance de la medida únicamente a las pensiones con valor hasta de tres salarios mínimos.

Si bien la propuesta, -que es de origen legislativa pues fue presentada por un miembro de la Corporación- ya pasó con éxito el primer debate en la comisión séptima del senado, el recorrido que aún le resta (tres debates más, uno en el Senado y dos en la Cámara), tendrá que enfrentar muchas dificultades, entre ellas la oposición del gobierno que la considera inconveniente por “el alto impacto fiscal que la misma conllevaría”,  dado que, en opinión del ejecutivo,  “se incrementaría el valor de los subsidios a las pensiones que deben salir del presupuesto público”.

Aunque la oposición del gobierno es un obstáculo para nada desestimable, aun así la iniciativa podría salir adelante si el Congreso se empeña en ello. Recordemos que el presidente puede objetar un proyecto de ley por considerarlo inconveniente o por vicios de inconstitucionalidad, pero si el Congreso desestima las objeciones del gobierno e insiste en la iniciativa, al presidente no le queda más camino que sancionar la ley, salvo que la Corte Constitucional al ejercer el control de constitucionalidad encuentre fundadas las objeciones del presidente, caso en cual se archiva el proyecto.

Vale anotar que ésta no sería la primera vez que se aumentarían las pensiones en consonancia con la variación del salario mínimo, pues antes de expedirse la ley 100 de 1993 las pensiones se aumentaban con base en la misma variación. Ese fue otro “premio” que le otorgó a los pensionados el gestor de la tristemente célebre  ley 100  de 1993.

Incrementar las pensiones con apego a la variación del salario mínimo sería un alivio, modesto pero de todas maneras alivio, para aquellas personas que devengan como pensión hasta tres veces el salario mínimo legal.

Para justificar la reforma sobran argumentos, pues no se puede ignorar que, desde siempre,  los pensionados han sido tratados por el gobierno y el Congreso con inusitado desdén. Y es que no hay que hacer mayor esfuerzo  para constatar cómo desde el momento en que al trabajador se le concede la pensión inmediatamente se le disminuyen sus ingresos de manera significativa, no solo porque a partir de ese momento deja de recibir prestaciones sociales, sino también  por efectos de la fórmula que se aplica para su liquidación;  a ese primer “bajonazo” le sigue el correspondiente a los aportes que debe hacer a la seguridad social que es del 12%, con lo cual la pensión queda reducida al 50%, y de ahí en adelante las cuotas moderadoras y los copagos se encargarán de quitarle otra “tajada” hasta dejar al pensionado    prácticamente “liquidado”.

Como puede advertirse, el trato que el Estado les da a los pensionados en materia de aportes  para salud es escandalosamente injusto y discriminatorio. Veamos:

Los empleadores que tienen 2 o más trabajadores no aportan para salud.

Los contratistas pagan por salud el 12% sobre el 40% de sus ingresos.

Los trabajadores activos aportan el 4% sobre el 100% de su salario.

Y  los pensionados aportan el 12% sobre el 100% de su pensión.

Algunos pretenden justificar el alto costo de los aportes que les corresponde hacer a los pensionados con el argumento de que como se trata de una población con edades avanzadas, sus condiciones de salud demandan mayores servicios. Ese argumento es amañado y perverso, porque esos viejos de hoy ayer fueron jóvenes que durante toda su vida activa aportaron al sistema sin requerir mayores servicios, o sea que no afectaron las finanzas del sistema, y por tanto, esos mayores costos que hoy presuntamente ocasionan, al final no serían más que la devolución en servicios de los aportes que otrora hizo el afiliado en dinero y sin ningún réciprosité. 

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. Jahnn Schmalbach dice:

    Tambien deberian incluir los salarios en el mismo rango, de valor igual o inferior a tres salarios mínimos.

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Lo que usted propone es que los salarios de valor igual o inferior a tres salarios mínimos se incrementen anualmente en el mismo porcentaje de variación del salario mínimo legal? Lo pregunto porque actualmente los únicos salarios que forzosamente deben incrementarse anualmente son los iguales al salario mínimo legal, los demás quedan sometidos a la voluntad del empleador quien decide si los aumenta o no.

      Saludos

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.