Inicio » Derecho comercial. » (30 / 12 / 2008 )

Persona jurídica puede ser miembro de la junta directiva de una sociedad

Las personas jurídicas pueden ser miembros de la junta directiva de una sociedad en la que se tiene participación accionaria.

Cuando una sociedad tiene inversiones en otra, la sociedad inversionista puede conformar la junta directiva de la empresa en la que tiene inversiones, caso en el cual será representada por el representante legal de la sociedad.

Sobre este aspecto se pronunció la superintendencia de sociedades en oficio 220-000503 del 10 de enero de 2008:

Para responder su primera inquietud tendiente a determinar es si es posible que una persona jurídica sea miembro de una junta directiva, resulta oportuno precisar que a la luz del inciso segundo del artículo 98 del Código de Comercio, la sociedad una vez constituida legalmente, forma una persona jurídica distinta de los socios individualmente considerados.

Por tratarse de una ficción jurídica, es claro que para interactuar, la sociedad requiere de una persona que la represente y pueda por tanto ejercer derechos y contraer obligaciones en su nombre.

Es esa la razón por la que se exige la figura de la representación legal, que radica en cabeza de la persona que es nombrada para tal efecto, o bien en los socios, según las estipulaciones del contrato, conforme al régimen que corresponda de acuerdo al tipo de sociedad.

El artículo 358 del Código de Comercio, por su parte, norma especial para las sociedades limitadas, prevé que “La representación de la sociedad y la administración de los negocios sociales corresponde a todos y cada uno de los socios…”; no obstante, “…La junta de socios podrá delegar la representación y la administración de la sociedad en un gerente, estableciendo de manera clara y precisa sus atribuciones.”

El artículo 440 de la misma codificación, aplicable igualmente a las sociedades limitadas por remisión del artículo 372 ibídem, prevé, que, “La sociedad anónima tendrá por lo menos un representante legal con uno o más suplentes, designados por la junta directiva para períodos determinados, quienes podrán ser reelegidos indefinidamente o removidos en cualquier tiempo. Los estatutos podrán deferir esta designación a la asamblea."

De la simple lectura de las normas referidas a la representación de una sociedad, se puede inferir que nada se opone a que la representación legal de una sociedad sea ejercida, por conducto de una persona natural o por una persona jurídica, pues de acuerdo con un principio general del derecho, donde la ley no distingue, no le es dado al intérprete hacerlo so pretexto de consultar su espíritu.

En aras de dar una mayor ilustración al respecto, me permito reproducir el oficio DAL- 03810 del 24 de febrero de 1986, a través del cual el Despacho emitió un concepto sobre la persona facultada para actuar en representación de una persona jurídica cuando ésta es miembro de una junta directiva, a saber:

"Con fundamento en inequívoca interpretación de la ley, cuando una persona jurídica es miembro de la junta directiva en una sociedad mercantil, corresponde a su representante legal ejercer los derechos y cumplir las obligaciones propias de su cargo de acuerdo con la ley y los estatutos sociales en el referido cuerpo colegiado.

Conforme con la previsión del artículo 164 del Código Mercantil, las personas que se encuentren inscritas en la Cámara de Comercio del domicilio social como representantes de una sociedad, conservan dicho carácter para todos los efectos legales, mientras no sea cancelada tal inscripción a través del registro de un nuevo nombramiento o elección. Añade la norma que la sola confirmación o reelección de las personas ya inscritas no necesitan de nuevo registro.

Pese a que constituye un hecho suficientemente conocido, no sobra recordar que en caso de ausencia accidental o definitiva del representante legal principal, los llamados a reemplazarlo son sus suplentes, inscritos en el registro mercantil, en su orden si fueren varios, quienes tienen vocación legal para el efecto con todas las facultades, atribuciones y derechos que aquél posea en el normal desenvolvimiento de su función. Lo anterior, desde luego, mientras se provea la respectiva vacante.

Ahora bien, debe quedar perfectamente claro que en ciertos casos, el representante legal de la sociedad elegida como miembro de la junta directiva de otra, obra no a título personal, sino a nombre de la persona jurídica a la cual representa, como lo indican las expresiones que se emplean para referirse a él: representante legal.

Es importante aquí hacer hincapié en que la calidad de representante legal de la compañía solo puede ser ostentada por su titular o su suplente según el caso, mientras permanezcan inscritos en esa condición en el Registro Mercantil.".

Así las cosas, resulta claro que una persona jurídica en efecto puede llegar a ser miembro de la junta directiva de una sociedad, y en las reuniones de dicho cuerpo colegiado, deberá concurrir en su nombre la persona que ostente el cargo de representante legal principal, y en su ausencia temporal o definitiva, solo podrá ser reemplazado por su suplente respectivo, que al igual que el principal debe encontrarse debidamente inscrito en el registro mercantil; a falta de uno y otro, actuará el miembro suplente de la junta que haya sido elegido por el máximo órgano social, siempre que medie la aceptación del cargo.

Igual consideración vale con respecto a la otra inquietud del peticionario, para concluir, que, en efecto, una persona jurídica puede ser representante legal de otra persona jurídica.

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

2 Opiniones en “Persona jurídica puede ser miembro de la junta directiva de una sociedad”
  1. jenniffer bonilla dice:

    ¿Puede un representante legal q es miembro de la junta directiva de una sociedad, formar parte de otra junta directiva de otra sociedad?

  2. eduar dice:

    un accionista en mora en el pago de sus obligaciones que ha suscrito puede participar en reuniones del organo social?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.