Personas naturales que no son agentes de retención están obligadas a retener cuando efectúen pagos o abonos en cuenta a los empleados

Antes de la reforma tributaria de 2012 las personas naturales que no eran agentes retenedores estaban obligadas a efectuar retención en la fuente a título del impuesto sobre la renta por concepto de los pagos gravables originados en la relación laboral o legal y reglamentaria, y después de la reforma la obligación legal persiste y se hace extensiva a los pagos o abonos en cuenta derivados de relaciones contractuales diferentes cuyo beneficiario pertenezca a la categoría tributaria de empleados.

Del modificado artículo 383 del Estatuto Tributario se puede inferir que continúa la obligación de retener por parte de cualquier persona natural que tenga o no la calidad de agente retenedor, cuando efectúa pagos gravables provenientes de una relación laboral o legal y reglamentaria, debiéndose aplicar la tabla de tarifas marginales, veamos:

 

Antes de la Ley 1607 de 2012

 

Después de la Ley 1607 de 2012

La retención en la fuente aplicable a los pagos gravables, efectuados por las personas naturales o jurídicas, las sociedades de hecho, las comunidades organizadas y las sucesiones ilíquidas, originados en la relación laboral, o legal y reglamentaria, será la que resulte de aplicar a dichos pagos la siguiente tabla de retención en la fuente: (resaltado y subrayado fuera del texto)

La retención en la fuente aplicable a los pagos gravables, efectuados por las personas naturales o jurídicas, las sociedades de hecho, las comunidades organizadas y las sucesiones ilíquidas, originados en la relación laboral, o legal y reglamentaria; efectuados a las personas naturales pertenecientes a la categoría de empleados de conformidad con lo establecido en el artículo 329 de este Estatuto; o los pagos recibidos por concepto de pensiones de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes y sobre riesgos laborales de conformidad con lo establecido en el artículo 206 de este Estatuto, será la que resulte de aplicar a dichos pagos la siguiente tabla de retención en la fuente:

(resaltado y subrayado fuera del texto)

Como se puede observar el legislador de 2012 además de conservar lo resaltado y subrayado indica que los pagos gravables deben ser “...efectuados a las personas naturales pertenecientes a la categoría de empleados de conformidad con lo establecido en el artículo 329 de este Estatuto...”; hasta ahí las personas naturales que no son agentes retención únicamente tenían la obligación de retener cuando efectuaban pagos a los asalariados que pertenecían a la categoría tributaria de empleados porque estaba condicionado sólo a que el pago gravable se originara de una relación laboral o legal y reglamentaria.

Por lo tanto los pagos o abonos en cuenta efectuados a los trabajadores independientes pertenecientes a la categoría tributaria de empleados estaban sometidos a las tarifas tradicionales y la persona natural estaba obligada a retener únicamente si tenía la calidad de agente de retención conforme al artículo 368 – 2 del Estatuto Tributario.

Con la expedición del Decreto 0099 de 25 de enero de 2013 donde se extendió la aplicación de la tabla de tarifas marginales de retención a los pagos o abonos en cuenta gravables correspondientes a relaciones contractuales distintas a la laboral o legal y reglamentaria, también se amplió la obligación de retener para las personas naturales que no son agentes de retención.

En ese orden de ideas una persona natural comerciante o no que hubiere tenido a 31 de diciembre de 2012 un patrimonio o ingresos brutos iguales o inferiores a $781.470.000 (30.000 X 26.049), estará obligada a practicar retención en la fuente cuando realice pagos o abonos en cuenta a los asalariados y trabajadores independientes pertenecientes a la categoría tributaria de empleados.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.