Política redistributiva

Inicio » Economía y finanzas. » (29 / 01 / 2014 )

En el mundo de la macroeconomía una de las cuestiones más a debate hoy en día es la de la llamada política redistributiva. Especialmente en situaciones similares a una crisis económica, donde los ingresos de una parte importante de la población se ven reducidos o son nulos, los teóricos de la macroeconomía se ven obligados a tener en cuenta estas tesis, con el objetivo de intentar proponer una distribución más igualitaria de la riqueza.

Esta distribución, en la mayoría de los países del momento actual, debe estar orientada al mundo del trabajo y de los ingresos recibidos por cada trabajador. Numerosos hombres de economía se quejan sobre todo de la importancia de no contar en muchos casos con una igualdad entre las distintas profesiones o de forma más evidente aún, entre los profesionales de una empresa o de un determinado sector. En estas situaciones esta política redistributiva tendrá como fin el ajuste de las desigualdades de ingresos más significativas.

Otro de los puntos propuestos por estos teóricos de la economía no se refiere a los ingresos recibidos por cada persona, sino más bien al reparto de las horas o del volumen de trabajo. En situaciones de urgencia ellos insisten en que se hace necesaria esta idea, ya que el volumen de parados es demasiado grande y solamente un sector de la población lleva a cabo la cantidad de trabajo. Si esta cantidad disminuye, resulta necesario según estos pensadores la redistribución de las horas para de alguna forma nacionalizar el acceso al trabajo y la carga, aunque por supuesto las empresas sigan siendo privadas. El salario de cada uno lógicamente será menor, pero supone una entrada de ingresos en proporciones similares a cada uno. Se ha discutido mucho esta cuestión en el sector público, por la facilidad con la que se podrían llevar a cabo estas líneas de actuación.

Otra cuestión es la de la política fiscal, con todo lo relacionado sobre los impuestos tributarios. Se hace necesaria según esta escuela la reorganización de los impuestos según los ingresos adquiridos por cada uno, de forma que se pueda tender hacia una igualdad económica cada vez más visible.

Por último, es evidente que esta escuela no podrá tener éxito sin una línea de actuación basada en el sistema educativo, donde el ingreso de valores referidos a la distribución de la riqueza y a la igualdad entre trabajadores son vitales para conseguir este cambio.

Material para complementar

Recomiéndanos en

Google+ Facebook Twitter

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.