Políticos con reacción retardada

Nuestros políticos actúan con un mecanismo de acción retardada, o por lo menos es lo que se puede decir ante el reconocimiento que hizo el presidente respecto a que la crisis sí está afectando la economía colombiana.

Aunque desde finales del 2007 ya se veía venir una fuerte crisis causada por la burbuja inmobiliaria, y a mediados del 2008 para nadie era un secreto que el mundo estaba en crisis, en Colombia, el gobierno apenas se entera de ello.

Reconocer el problema tan tarde, cuando hace meses la mayoría de los países ya hicieron conciencia de la magnitud del problema y tomaron fuertes medidas para sortear la crisis, aquí apenas estamos reconociendo la existencia de la crisis, paso previo para la toma de decisiones.

Esto supone una gran desventaja para nuestro país que ha reaccionado tarde. Esto significa que será de los últimos en salir de la crisis por haber sido de los últimos en darse cuenta de la existencia de la crisis.

Afortunadamente, por lo menos el gobierno ha tomado la decisión de reconocer la crisis, decisión que a ningún político le gusta tomar en épocas preelectorales pues suponen que ello afecta su popularidad.

Ahora sólo basta esperar que el gobierno tome las medidas necesarias para sortear la crisis, pues todo apunta que tendremos un 2009 muy regular.

La crisis ya se siente con fuerza en muchos sectores de la economía. Los clientes empiezan a escasear y los que quedan son más exigentes en cuanto a precios, lo que sin duda llevará a muchas empresas a disminuir sus ingresos.

MÁS SOBRE >

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.