Por lo visto, para que una persona pueda obtener la pensión de sobrevivientes por la muerte de un hermano suyo, debe estar en la miseria absoluta

Eso es lo que se desprende de la Sentencia SL-14433 (47296), del 22 de octubre de 2014, proferida por la  Sala de Casación laboral de la Corte Suprema de Justicia.

El Artículo 47 de la ley 100 de 1993, modificado por el art. 13 de la ley 797 de  2003, dispone que a falta de cónyuge, compañero permanente, padres e hijos con derecho a la pensión de sobrevivientes, serán beneficiarios de ésta los hermanos inválidos del causante si dependían económicamente de éste.

De conformidad con lo anterior, si un hermano del finado aspira a la mencionada pensión, además de demostrar que éste no dejó esposa, compañera, hijos ni padres con derecho a la misma, deberá acreditar que dependía económicamente del causante.

A primera vista el asunto parece sencillo, pero a poco andar se encuentra el intérprete con al menos una dificultad. Veamos: para el caso de los hermanos el artículo en comento exige dependencia económica de éstos con respecto al causante. Eso está claro. Pero, cómo debe ser esa dependencia económica? Total y absoluta? La norma no lo dice así, ella simplemente habla de dependencia económica. Ya veremos.

El caso a que se refiere la sentencia arriba referenciado es el siguiente:

El señor  Pedro Antonio Ramírez jamás se casó ni tuvo hijos, tampoco convivió maritalmente con nadie, sus padres murieron y sólo le quedó una hermana (de nombre Bernarda de Jesús Ramírez), quien lo acompañaba. A Bernarda se le había calificado una pérdida de su capacidad laboral del 56%, y esa circunstancia sumada a su edad (82 años) le impedían trabajar, razón por la cual dependía económicamente de su hermano, quien desafortunadamente  falleció.

A raíz del fallecimiento de Pedro Antonio, quien era pensionado del ISS, su hermana se presentó a reclamar la pensión de sobrevivientes, la cual le fue negada.  Para negársela el ISS adujo que de acuerdo con averiguaciones que había realizado pudo establecer que Bernarda cotizaba para Salud y que años atrás había trabajado como doméstica en una casa de familia y que además figuraba como copropietaria de un inmueble.

Bernarda demandó al ISS y alegó en su favor que su afiliación a salud había sido posible gracias a que su hermano le pagaba los aportes correspondientes, que no era cierto que hubiese laborado como empleada doméstica pues ni su edad ni sus  condiciones de salud se lo permitían, que simplemente se acomedía a hacer algunos pequeños quehaceres por lo cual apenas recibía $ 40.000; que su condición de copropietaria del inmueble a que hace referencia el ISS se contraía a la cuarta parte del mismo, el cual tenía como avalúo la suma de $ 8.000.000, y que dicha propiedad estaba siendo ocupada por otro copropietario que no pagaba nada por vivir allí.

El juez de primera instancia condenó al ISS a pagarle a la demandante la pensión de sobrevivientes. El ISS apeló, y el superior revocó la sentencia y absolvió al demandado. Para absolver al ISS el Tribunal hizo las siguientes consideraciones:

“…En el caso que se examina se colman las tres primeras exigencias.  (…) el pensionado era soltero y cuando falleció no tenía compañera, ni hijos, ni padres. (…) el Instituto de Seguros Sociales no cuestionó el estado de invalidez de la actora y éste adicionalmente se acreditó con el dictamen que obra a folios 20 del expediente, emitido por la Junta de Calificación de Invalidez de Antioquia.(…) la entidad reconoció que los señores Pedro Antonio y Bernarda de Jesús Ramírez Franco eran hermanos.

“Pero no ocurre lo mismo en relación con la dependencia económica de la demandante respecto de su hermano fallecido, por cuanto en el expediente obra prueba en contrario. En primer lugar, porque en el documento que milita a folios 64 la demandante confesó que hasta septiembre de 2002 estuvo ‘...trabajando donde la señora (…) llevaba una niña al colegio y la traía...’; le pagaban el salario mínimo y cada quince días le daban la mitad del pago (…), En segundo lugar, porque la actora estuvo afiliada al Instituto de Seguros Sociales por cuenta de la empleadora (…), entre el 23 de febrero de 1998 y el 31 de enero de 2004. Y a la Entidad Promotora de Salud SaludCoop, como cotizante al plan obligatorio de salud, desde el 23 de febrero de 1998.

“En tercer lugar, porque la misma demandante acepta que tiene un derecho sobre una propiedad ubicada en el municipio de Andes (…)”

El asunto subió a la Corte en virtud del recurso de casación que interpuso la demandante.  La Corte no casó la sentencia, o sea que la confirmó, y condenó a la demandante  a pagarle al ISS $ 3.500.000 por costas del proceso.

 

En conclusión, a la demandante no se le reconoció la pensión porque los jueces consideraron que la dependencia que reclama la ley no se había dado en ese caso, pues para la época en que falleció su hermano ésta  tenía una relación laboral que le proporcionaba ingresos en cuantía equivalente al salario mínimo legal.

Pues bien, esa posición de la Corte no armoniza para nada con la que plasmó esa misma Corporación en su sentencia del 30 de agosto de 2005, Expediente No. 25919, M. P. Dr. Eduardo López Villegas al ocuparse del caso de una señora que reclamaba la pensión de sobrevivientes  a  que consideró  tener derecho  por  la  muerte de dos de sus hijos, de quienes ella dependía económicamente.  Aunque  dicha  señora tenía  algunos  ingresos y  era  propietaria de un inmueble,  la Corte consideró que ese no era obstáculo para el otorgamiento de la pensión.

Sobre la dependencia económica dijo la Corte: 

“la configuración de la dependencia a que alude la disposición legal no se desvirtúa por la circunstancia de que la ayuda o apoyo del hijo hacía sus progenitores sea parcial; es decir, la exigencia legal no supone que la dependencia económica sea absoluta porque bien puede ocurrir que los padres se procuren algunos ingresos adicionales para reunir los requeridos para una digna subsistencia” (sentencia de 8 de abril de 2003, rad.19772).

Según la exégesis de la Sala la configuración de la dependencia a que alude la disposición legal no se desvirtúa por la circunstancia de que la ayuda o apoyo del hijo hacía sus progenitores sea parcial  y complementaria a la de  otros ingresos precarios, que por si no basten para proveerse de lo necesario para llevar una vida digna; la dependencia  económica del beneficiario, según ha sido concebida por la Corte, no riñe con emolumentos, ayudas o provechos para la subsistencia siempre y cuando éstos no los convierta en autosuficientes económicamente, situación que hace  desaparecer la subordinación que predica la norma legal.

¿Vamos para adelante?

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. LUIS JESUS DUARTE OVIEDO dice:

    Eso es lo que sucede en nuestro país que cualquier organismo acomoda las leyes a su antojo porque como las crean las dejan llenas de vacíos a propósito por eso es que cuando a alguien le quieren negar sus derechos fundamentales se escudan en estas leyes para negarle sus derechos máxime cuando es un pobre diablo pero cuando es un potentado al que se le vulneran sus derechos para ellos si existen leyes y si no las hay las crean pero vaya un pobre diablo a robarse una gallina para alimentar a su familia hay si le imputan la pena máxima pero vaya un gobernante como la mayoría de los que se han tenido o que los denuncien por el enriquecimiento ilícito cuya palabrita se la inventaron para rebajarles pena ahí si no hay nadie pagando esta clase de delitos Colombia es el único país en donde no hay un solo presidente condenado por la cantidad de delitos que han cometido durante sus mandatos porque para ellos si hay inmunidad.?

    En este pais toda la RAMA JUDICIAL, esta totalmente viciada por la gran corrupcion que manejan en sus juzgados en donde los jueces y magistrados de cualquier orden solo estan favoreciendo los intereses de la clase alta pero vaya un pobre diablo a reclamar por alguna vulneracion de sus derechos ahí si leen al pie de la letra los códigos civiles, penales y demás para poderlo juzgar pero vaya un potentado al que le estén imputando cargos delicados como por ejemplo NARCOTRAFICO, DELITOS DE LESSA HUMANIDAD, LAVADO DE ACTIVOS, ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO (robo), y muchos otros delitos de los cuales estan llenos estos juzgados esos procesos si los dejan en el olvido o si no hay la ley para favorecerlos dejan tiempo para dar sentencia mientras sacan la ley para poderlos favorecer, esa es la actual rama judicial que hoy dia tenemos en el país. a los grandes delincuentes de este país los tienen en casa por cárcel inclusive con escolta policial pero vaya un pobre diablo que haya protestado por la corrupción que se maneja en el país a ese pobre diablo si lo tildan de terrorista y a ese estudiante o hijo de familia humilde si le niegan la casa por cárcel pero para esos que aun estando en casa por cárcel con los dispositivos de seguridad salen a la calle a cometer cualquier cantidad de delitos y para ellos si hay jueces que venden sus conciencias para que los dejen en sus casas pero a los que ni siquiera les alcanza para pagar una triste conciliación para que le defiendan sus derechos para ellos si hay cárcel y los envían a las peores del pais para que purguen por su indiscreción y si los que han cometido los delitos mas grandes como los los robos que se hacen a la nación ellos andan por el mundo disfrutando de sus riquezas mal adquiridas y para ellos si no hay carcel que valga no se porque en este país no se hace una limpieza total de la rama judicial porque la que hay en estos momentos esta totalmente corrompida.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.