¿Por qué Colombia importa alimentos a pesar de su gran potencial agrícola?

Colombia tiene un gran potencial agrícola. Tiene grandes extensiones de tierra fértil en distintas altitudes y grandes cantidades de agua que facilitan  cultivar casi cualquier producto en grande cantidades, pero a pesar de ese potencial estamos importando una gran cantidad de alimentos, y ello debe tener una explicación que por supuesto no tenemos, pero sí podemos especular respecto a una probable teoría: Importar es un negocio para algunos empresarios bien conectados con las altas esferas de poder en Colombia.

Millones de campesinos que cultivaban granos y cereales se arruinaron y hoy engordan los cinturones de pobreza y delincuencia de las grandes ciudades, y se arruinaron porque lo producido en sus pequeñas parcelas no pudo competir con lo que importan los grandes empresarios.

En Colombia el agricultor es minifundista, no tiene recursos para tecnificar e incrementar la productividad de su tierra y de su trabajo,  los insumos son extremadamente costosos, y para colmo de males, no hay infraestructura vial que haga económicamente viable comercializar lo que se produzca. ¿Cuánto cree que vale el transporte de una carga de plátanos desde un alejado municipio de Putumayo al que se llega en lancha, hasta  Bogotá? Probablemente valga más que lo que pueda costar la carga de plátanos en Bogotá.

Esos problemas estructurales que hacen inviable la agricultura productiva en Colombia pueden ser reversibles, pueden ser solventados, pero en casi 200 años de historia ni un solo gobierno ha intentado superar esos escollos, y en cambio han tomado medidas que acentúan más los problemas de las zonas rurales del país.

Ese absoluto desinterés del gobierno frente a los problemas que envuelven en hambre y miseria al campo colombiano puede obedecer a que hay intereses de por medio, y la razón es sencilla: Existe todo un negocio entorno a la importación de alimentos.

Que un millón de campesinos se quiebre no cuenta más de lo que puede contar que 4 o 5  empresarios hagan multimillonarios negocios importando alimentos.  Si los problemas de los agricultores se solucionan,  irremediablemente los  importadores se quiebran porque ya no tienen nada que importar. ¿Quién cree usted que reciba la ayuda del gobierno?

El poder de lobby y de corrupción que unos cuantos multimillonarios importadores de alimentos tiene,  acaban con toda esperanza de que el gobierno tome las medidas necesarias para solucionar definitivamente los problemas de fondo que nos convierten en un país importador de alimentos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. Nicolas Vasquez dice:

    Gran aporte, gracias por mostrar una realidad que se vive en mi pais.

  2. Jose Villa dice:

    Muy importante el siguiente artículo. Por eso lo transcribo en su totalidad de manera textual.

    Colombia tendría que realizar una reforma integral para formar parte de la OCDE
    28 noviembre, 2015 | Nacionales.

    La realidad que se ha avistado para Colombia, en relación al estudio económico realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), deja noticas desalentadoras. En tema de regulaciones y beneficios para el sistema de pensiones o para el sistema impositivo, Colombia está muy desequilibrada según muestra el estudio. Y se ha concluido que para que el país pueda hacer parte de la OCDE, no solo es necesario acatar todas las recomendaciones indicadas en el informe, sino que tendría que hacer una reforma integral del sistema tributario, laboral, educativo y de salud, por causa de los grandes errores en las administraciones pasadas.

    Redacción INCP a partir de artículo publicado por El Colombiano – Argemiro Lozano Muñoz

    Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Una reforma integral” de la fuente El Colombiano – Argemiro Lozano Muñoz.

    Una reforma integral

    Al leer el estudio económico para Colombia realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publicado en enero de este año, que analizó el sistema tributario y de pensiones laborales y que propuso soluciones a problemas encontrados, se evidencia una realidad que, aunque conocida, es desalentadora.

    La comparación hecha entre el sistema impositivo y el sistema de pensiones, con las administraciones de estos sistemas en los países pertenecientes a la OCDE, deja a Colombia tambaleando en temas de regulaciones y beneficios. Si Colombia quisiera pertenecer a este organismo, no bastaría con adoptar las recomendaciones del informe, pues son tan grandes los errores cometidos en administraciones pasadas que una reforma integral del sistema tributario, laboral, educativo y de salud, se vuelve necesaria para entender los futuros cambios en seguridad y política.

    En lo tributario, se encontraron fallas en el recaudo eficiente del impuesto, el monitoreo de declarantes y regulaciones implementadas para atacar debilidades del sistema.

    La evasión del IVA es cercana al 2 % del PIB y la del impuesto sobre la renta de las empresas del 2,3 %; la administración solo inspecciona al 0,1 % de los contribuyentes y las regulaciones están enfocadas en dar beneficios, crear más impuestos y aumentar bases gravables.

    El sistema de pensiones también preocupa, la edad de jubilación la aumentan de administración en administración; los ingresos laborales, base para la pensión, aumentan en una proporción muy pequeña, comparándolos con los gastos de la canasta familiar. La participación laboral joven en los sectores público y privado está entre las más bajas de la región y pagar favores otorgando puestos es una práctica que deja las aptitudes laborales en segundo plano.

    Colombia tiene situaciones muy particulares que hacen de la administración del Estado una actividad muy compleja y copiar sistemas de información de otros países para tratar de hacerlos funcionar no es una solución.

    No basta con reformas tributarias que aumenten las bases ni crear más impuestos. En mi concepto, se deberían fortalecer las medidas contra la corrupción y crear una cultura social de buenas prácticas tributarias. El Estado debería cerrar y congelar la brecha entre edades de jubilación y las empresas atreverse a contratar personal joven que aporte valores a las organizaciones.

    Fuente: El Colombiano – Argemiro Lozano Muñoz

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.