¿Por qué fallan los presupuestos? Errores frecuentes

Hacer un presupuesto es algo fundamental para planificar las compras e inversiones, hacer previsiones de fondos y, en general, para controlar el gasto. Pero muchas veces, tal vez demasiadas, los presupuestos fallan. Y fallan tan a menudo que la gente se acostumbra a ello, en vez de preguntarse por qué siempre tienen el mismo problema.

Identificar las trampas en las que se cae una y otra vez cuando se hace un presupuesto es fundamental para conseguir que dicho presupuesto sea una herramienta realmente eficaz. Veamos, entonces, cuáles son los errores que habitualmente se cometen cuando se hace un presupuesto.

El presupuesto no es realista

Muchas veces el presupuesto no refleja la realidad tal y como es, sino como nos gustaría que fuera. En teoría, el presupuesto es una herramienta que te ayuda a gastar el dinero   para cubrir los gastos. Pero para que sea eficaz, hay que ser realista, tanto con los ingresos como con los gastos. En este sentido, prever que se va a tener más dinero o que los gastos se van a poder limitar es lo mismo que colocarse una trampa a uno mismo. Por lo tanto, es vital ser sincero con uno mismo y no cegarse ante la realidad.

El presupuesto no incluye ciertos gastos

Para que los número cuadren, muchas veces se ignora en los presupuestos ciertos elementos que, tal vez, puedan obviarse, pero que a la larga no se pueden eliminar. Por ejemplo, la compra de equipos informáticos o software para renovar o actualizar los antiguos, gastos de representación, etc.

El presupuesto no contempla una partida para gastos inesperados

Es absolutamente necesario tener un fondo de ahorros de emergencia si usted quiere ser capaz de cumplir con su presupuesto. Esto incluye todas esas cosas inesperadas que surgen cuando uno menos lo espera y amenazan con arruinar su presupuesto, como reparación o sustitución de elementos.

El presupuesto no se respeta

A muchas personas que les fallan los presupuestos les ocurre esto porque no se ciñen a él. Puede deberse a la costumbre de que nunca le haya servido para mucho, o simplemente al hecho de que hacer el presupuesto se contempla como una obligación más, pero que no es más que una formalidad. Pero si usted hace un presupuesto es porque lo necesita. Por lo tanto, sígalo y no lo deje de adorno.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.