¿Por qué las autorretenciones del CREE desmejoran el flujo de caja?

En un artículo anterior generalicé afirmando que las autorretenciones del CREE afectan el flujo de caja porque sería anormal o poco rentable la igualdad entre las autorretenciones y los aportes a favor del ICBF y SENA, aunque  pueden existir entes económicos dedicados a la prestación de servicios donde la nómina represente un porcentaje considerable frente a los ingresos.

La globalización de la economía y la competitividad han hecho que la gran mayoría de las pocas empresas industriales que existen en Colombia automaticen su producción y las otras lo hagan paulatinamente mediante el reemplazando de la mano de obra (directa o indirecta) por maquinaria y equipo especializados, así como también continuamente están estructurando el personal administrativo y de ventas mediante nuevas estrategias de servicios compartidos donde el recurso humano realiza actividades para dos o más empresas, éstas situaciones permiten pensar que la nómina no representa un alto ni medio porcentaje frente a sus ingresos, por lo tanto el valor de sus aportes parafiscales a favor del ICBF y SENA son bajos.

Igualmente en las empresas comerciales fácilmente se puede observar que lo más representativo son sus costos de ventas correspondientes a la compra de productos para la venta, es decir solamente se maneja una reducida nómina para la administración y ventas donde generalmente existen empleados con un total devengado superior a los 10 salarios mínimos mensuales legales vigentes - SMMLV como por ejemplo los directores, gerentes, subgerentes y trabajadores del área de ventas que con comisiones superan dicho tope (sin exoneración); por consiguiente los aportes parafiscales del personal cuyo total devengado es inferior a los 10 SMMLV es muy bajo.

En las empresas cuya actividad económica es la prestación de servicios existe un alto volumen de mano de obra, donde generalmente las personas calificadas son contratadas mediante la suscripción de contratos de prestación de servicios profesionales (sin exoneración) y el personal base por medio de contratos laborales, pero en su gran mayoría con una asignación salarial de un mínimo o un poquito más, de tal manera que los aportes al ICBF y SENA tampoco son muy representativos.

En ese orden de ideas, como normalmente en una empresa el valor de los aportes parafiscales al ICBF y SENA no representaban un porcentaje significativo frente a los ingresos (base de la autorretención del CREE) se puede afirmar y hasta generalizar que las autorretenciones del CREE desmejoran en el flujo de caja, cada uno de nuestros lectores podrá hacer el cálculo en sus empresas y sacar sus propias conclusiones.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.