Por qué no se declaran las valorizaciones

Las valorizaciones de activos sólo tienen un efecto contable y financiero, pero no fiscal, por tanto, las valorizaciones no se declaran. Veamos por qué razón.

En primer lugar, aclaremos el concepto de valorización.

Según el artículo 85 del decreto reglamentario 2649 de 1993 (Principios de contabilidad generalmente aceptados en Colombia), las valorizaciones corresponden al mayor valor de los activos respecto a su costo establecido con sujeción a las normas técnicas.

En otras palabras, la valorización es el mayor valor entre el valor registrado en libros y el valor comercial del activo.

Un ejemplo puedes ser una oficina que en libros tiene un valor de $30.000.000 y comercialmente tiene un valor de $40.000.000. Ese mayor valor de $10.000.000 corresponde a la valorización de ese activo (oficina).

Las valorizaciones se deben contabilizar en una cuenta diferente a la del activo que generó la valorización. La cuenta a utilizar el la 19, y la contrapartida es un superávit por valorización, cuenta que pertenece al patrimonio (Cuenta 38).

Bien, ahora determinemos por qué razón las valorizaciones no se declaran.

El Estatuto tributario, en el Libro primero, Título II, Capítulo I, establece de forma taxativa cual es el valor patrimonial (valor por el que se ha de declarar) de cada uno de los activos, y dentro de los conceptos que conforman el valor patrimonial o fiscal de los activos, no figuran las valorizaciones. Siendo así, no se deben incluir o declarar un concepto cuando el la legislación no ha dicho que se declare.

Por otro lado, la valorización no es un derecho o bien real o efectivo para el contribuyente. La valorización no es otra cosa que un supuesto, una expectativa comercial de que un activo puede valer mas de lo que figura en libros, en caso de ser vendido. Y mientras esa expectativa de un mayor valor no se cristalice al realizar el activo, no puede considerarse un activo o un bien para la empresa, puesto que ese supuesto valor adicional es tan sólo un posible beneficio económico futuro para la empresa, y mal se haría en declarar algo que aun no tiene soporte real de su existencia.

La valorización no es mas que una expectativa de un mayor valor, y una expectativa no es puede ser un activo para la empresa, hasta tanto se vuelva realidad dicha expectativa.

Se debe tener en cuenta que si el contribuyente así lo prefiere, puede declarar las valorizaciones, pero eso puede resultar contraproducente porque incrementaría el patrimonio, el cual es base para la renta presuntiva y para el impuesto al patrimonio. Adicionalmente, en caso de vender el activo, la valorización de ese activo, así se haya declarado, no será aceptada como costo para efectos de calcular la ganancia ocasional.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.