Precaución que debe tener la trabajadora embarazada que pasa de cotizante independiente a cotizante dependiente, para no perder la licencia de maternidad

Según lo tiene establecido el Decreto 047 de 2000, para que la trabajadora tenga derecho a las prestaciones económicas a que da lugar la licencia de maternidad, es necesario que la misma haya cotizado de manera continua y sin interrupciones durante los 260 días del período de gestación, pues de no hacerlo así, el pago de la licencia estará a cargo del empleador, salvo que la omisión en tal sentido sea responsabilidad de la trabajadora, caso en el cual la prestación en comento no se causará.

Cuando la mujer queda embarazada estando vinculada laboralmente y permanece en el empleo hasta la fecha del parto, el asunto generalmente no ofrece mayores dificultades, por cuanto  la regla es muy clara: si el empleador no afilia a la trabajadora al Sistema o la afilia pero no cancela los aportes en forma ininterrumpida, asume de plano el pago de la licencia.

Pero no ocurre lo propio cuando la trabajadora viene cotizando como trabajadora independiente e ingresa al mercado laboral y pasa a cotizar como trabajadora dependiente. En estos casos puede ocurrir que se presente un “hueco” en la continuidad de las cotizaciones, y luego la trabajadora se lleve la sorpresa de su vida, tal como le sucedió a la protagonista en el caso que a continuación refiero:

La trabajadora venía cotizando para Salud a la EPS Saludcoop desde el 4 de diciembre de 2009 y lo estuvo haciendo de manera continua hasta el 30 de junio de 2014.

El 7 de julio de ese mismo año se vinculó laboralmente con una entidad del Estado. En ese momento la trabajadora presentaba 27 semanas de gestación, la cual terminó con parto exitoso el 2 de octubre de 2014. 

Con base en lo anterior, la materna le solicitó a la EPS el pago de la respectiva licencia de maternidad, la cual le fue negada por la entidad aduciendo que la trabajadora presentaba una interrupción de 6 días en el pago de las cotizaciones al Sistema. Hechas las verificaciones del caso se estableció que esos días correspondían al lapso transcurrido entre el 1º y el 6 de julio de 2014.

En vista de lo anterior, la trabajadora accionó, vía tutela, contra la entidad empleadora y la EPS, en procura del reconocimiento de esa prestación económica.  

El juez constitucional de primera instancia concedió el amparo solicitado por la demandante por violación a su derecho al mínimo vital, y en tal virtud le ordenó a la empleadora pagarle a aquella el valor de la licencia en comento.

La empleadora apeló y el asunto subió a segunda instancia a la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, dado que la primera instancia se había surtido en la Sala Penal del Tribunal Superior.

La Corte le dio la razón a la impugnante y mediante sentencia del 4 de julio de 2015 revocó la decisión del a quo, y negó por improcedente la acción impetrada.

Hecho el anterior recorrido vale la pena analizar lo que pasó, es decir, poner a la vista el por qué se dejaron sin aportes esos 6 días de julio.

Muy sencillo: la trabajadora canceló los aportes hasta el 30 de junio de 2014, fecha hasta la cual fungió como trabajadora independiente,  y la empleadora lo hizo en su condición de tal, a partir del 7 de julio de ese año. Así se quedaron sin aportes los días 1º a 6 de julio. Todo esto es obvio.

Ahora bien, si la trabajadora no hubiese estado en embarazo y por lo mismo con la expectativa de obtener más adelante  el reconocimiento  de la licencia de maternidad, la forma como se hicieron las cosas habría sido la correcta. Pero no lo fue así, porque su deber era pagar los aportes de julio (todo el mes), puesto que los aportes que hizo la empleadora por los 24 días de julio ingresaron al sistema en agosto. O sea, que en los registro del Sistema, en agosto sólo aparecen reportados 24 días cotizados y 6 faltantes.

Para entender lo anterior es necesario recordar que los trabajadores independientes tienen la obligación de pagar los aportes en forma anticipada y por meses completos. Por eso se dice que la demandante tenía que haber pagado los aportes de julio en forma completa.

Quienes deseen conocer más detalles, ver sentencia STP 9419-2015, Radicación No, 80140 del 14 de julio de 2015 -  M. P.  Dr.  Eugenio Fernández,  Sala Penal – Corte Suprema de Justicia.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.