Precisiones a los agentes de retención

Hemos analizado en los últimos artículos, como la labor del agente retenedor viene siendo sobrecargada, al punto de que no tenemos claro cómo se debe hacer una retención en la fuente a empleados, muchos menos a un trabajadores por cuenta propia. En esta oportunidad queremos hablar de uno de esos documentos que se deben entregar al agente retenedor según la normatividad.

La creación de un nuevo impuesto como el CREE y la disminución de la tarifa del impuesto de renta (que pasó del 33% al 25%) hizo que el gobierno pensara en ajustar las tarifas de retención en la fuente en renta.

Fue así como expidió el decreto 2418 de 2013 el cual modificó el decreto 260 de 2001, y  que dentro de su articulado, disminuyó la tarifa de retención por concepto de otros ingresos del 3,5% al 2,5%,  e inclusive por los meses de noviembre y diciembre de 2013, la disminuyó al 1,5%.

Posteriormente, fue expedido el decreto 1020 de 2014  y en su artículo 6 señaló:

Artículo  6°. Modifíquese el artículo 5° del Decreto 260 de 2001, el cual quedará así:

“Artículo 5°. Pagos no sujetos a retención. A las retenciones previstas en el artículo anterior les son aplicables las excepciones contenidas en las normas vigentes sobre retenciones en la fuente, salvo las que se refieren a los pagos o abonos en cuenta por servicios de restaurante, hotel y hospedaje, los cuales están sujetos a la tarifa de retención del tres punto cinco por ciento (3.5%), siempre que el pago o abono en cuenta sea efectuado en forma directa por una persona jurídica, una sociedad de hecho o una entidad o persona natural que tenga la calidad de agente retenedor.

Los pagos o abonos en cuenta por servicios de arrendamiento de bienes inmuebles y de transporte de pasajeros están sujetos a la tarifa de retención del tres punto cinco por ciento (3.5%).

Parágrafo. Las circunstancias que originan las correspondientes excepciones, así como los hechos que dan lugar a la utilización de bases o tarifas inferiores a las generales señaladas en el artículo 4 de este decreto, deberán ser comunicadas por escrito al agente retenedor, por los beneficiarios de los respectivos pagos o abonos en cuenta”.

Obsérvese que señala que el sujeto pasivo de la retención,  DEBE comunicar al agente retenedor POR ESCRITO, las circunstancias que dan lugar a utilizar bases o tarifas inferiores a las generales.

Es decir, que si actualmente un contribuyente  por su actividad tiene una tarifa de retención en la fuente inferior a la general (entiéndase otros ingresos) deberá manifestar que tarifa le debe aplicar el agente retenedor.

Imagínese a alguien que vende café pergamino o cereza, de conformidad con el artículo 1 del decreto 1479 de 1996 la tarifa de retención aplicable es del 0,5% sobre una base superior a 160 UVT. En este caso el vendedor debería indicar por escrito a  su agente retenedor  las razones por la cuales debe efectuarle la retención del 0,5% y no la del 2,5% o 3,5%  que es la tarifa general por compras.

Pareciera absurdo, y efectivamente lo es, pero hasta allá hemos complicado la labor tanto del sujeto pasivo de la retención como la del agente retenedor.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.