Prima de servicios para empleadas domésticas – Punto final a una discriminación vergonzosa

En un mundo de injusticia, la justicia ha de parecer injusta por necesidad casi matemática

 La frase es del reconocido escritor y dramaturgo austriaco Arthur Schnitzler, y nos sirve para ilustrar el rechazo que ha provocado en muchas personas la ley 1788 de 2016 que creó la prima de servicios para los empleados domésticos.

Y es natural que ello ocurra. Acostumbrados como estábamos a ver y tratar a las empleadas domésticas como una franja de trabajadoras con una capitis deminutio (capacidad disminuida) que las ubicaba por debajo del resto de los trabajadores del planeta, nos puede parecer injusto que el Estado las ponga al mismo nivel de los demás trabajadores, a costa de asignarles a los hogares colombianos la obligación de asumir la carga que representa esa igualación, sin tener en cuenta que para  muchas de las familias que actualmente disponen de ese servicio les será muy difícil continuar con él.

O sea que, una  decisión destinada a corregir una injusticia,  se percibe por un sector de la comunidad como una medida claramente injusta.    

Por ahora hay muchas personas protestando, pero poco a poco se irán calmando. No creemos que por economizarse el equivalente a un mes de salario al año (algo así como $ 1.889 diarios) esas personas vayan a prescindir de los servicios de las empleadas domésticas y se echen encima esas labores tan pesadas y fatigantes. Ni siquiera vale la pena hacer el ensayo. Así pues, ni los hogares se van a quedar sin ese servicio ni las trabajadoras domésticas se van a quedar sin trabajo.  Y más vale que recordemos esa famosa frase de que “El secreto de un matrimonio feliz es una buena empleada doméstica”

Ahora bien, la creación de la prima  en comento ha sido presentada a los colombianos como un acto generoso del gobierno y el Congreso, sin embargo, el mérito le corresponde a la Corte Constitucional,  quien  instó al Congreso a legislar sobre el tema. En efecto, al estudiar el asunto la Corte encontró que no había razones válidas para que los trabajadores del servicio doméstico fueran excluidos de un beneficio del que gozan absolutamente todos los demás trabajadores. Y es que esa diferencia  no la podía justificar el hecho de que como los hogares no producen utilidades, los trabajadores que laboran en ellos no tenían derecho a la prima dado que esta fue creada en su momento para reemplazar el reparto de utilidades que anualmente hacían las empresas entre sus trabajadores. El valor del trabajo humano, en cuanto a los derechos y  garantías mínimas reconocidas por la ley,  no puede depender de la capacidad económica del empleador.  Dicho en otras palabras: el trabajador tiene derecho a que se le pague, por lo menos, lo que dice la ley,  y ésta debe regir para todos, sin importar si el empleador es solvente o no. Los beneficios extralegales sí están reservados para los empleadores con mayor capacidad económica.

Frente a la “pantalla” que se están dando, por igual, el gobierno y el Congreso, conviene recordar que en los Estados con modelos económicos como el nuestro, los beneficios de los trabajadores no se establecen por generosidad de los gobernantes o del legislativo, sino por la lucha de los trabajadores o por decisiones judiciales, en nuestro caso, por la Corte Constitucional. Era tan odiosa la discriminación, que la Corte se vio obligada a propiciar el instrumento necesario para que se corrigiera esa vergonzosa desigualdad.

Como desde esta columna mantuvimos permanentemente informados a los lectores sobre el trámite del proyecto, queremos cerrar nuestro comentario de hoy destacando que aunque el Congreso evacuó el proyecto antes de terminar junio, el presidente soló la sancionó el 7 de julio de 2016, razón por la cual el primer pago de la prima opera a partir de diciembre de este año, pues la ley rige a partir de su promulgación.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. Jose Villa dice:

    "aunque el Congreso evacuó el proyecto antes de terminar junio, el presidente soló la sancionó el 7 de julio de 2016, razón por la cual el primer pago de la prima opera a partir de diciembre de este año, pues la ley rige a partir de su promulgación."

    Pienso que el primer pago rige desde el mismo 07/07/2016. Me explico:
    • Si a una empleada de servicio doméstico se le terminó su contrato de trabajo el 07/07/2016, ya tiene derecho a la prima de servicios proporcional a un día.
    • Si el contrato de trabajo termina en cualquier fecha a partir del 07/07/2016, la empleada tiene derecho a que le paguen su prima proporcional de servicio.
    • Entonces en diciembre de 2016, a más tardar el día 20, se le habrá de pagar la prima de servicios por el período comprendido entre el 07/07/2016 y el 31/12/2016.

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      La regla general es que la prima de servicios se paga en junio y diciembre de cada año, la de junio debe pagarse antes de que termine el mes, y la de diciembre a más tardar el 20 de ese mes. La excepción la hace la terminación del contrato, caso en el cual, como es obvio, se paga lo correspondiente a la fracción.

      Cuando decimos que el primer pago de la prima opera a partir de diciembre de 2016, nos estamos refiriendo a que en diciembre empezará a pagarse la prima a todos los trabajadores domésticos, bajo el entendido de que su causación comenzó a partir de la promulgación de ley, tal como lo advertimos en nuestra nota.

      Saludos,

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.