Aplicación del principio de la Condición más beneficiosa vista a través de la pensión de sobrevivientes

Es de asumir que entre las personas que visitan este portal son muy pocas las que no han escuchado hablar de la aplicación del principio de la condición más beneficiosa, del principio de la norma más favorable, del principio in dubio pro operario, etc.

Pues bien, con el fin de acercar a trabajadores y empleadores al concepto o noción del principio de la condición más beneficiosa, vamos a utilizar para ello la figura de la pensión de sobrevivientes. Consideramos que, en aras de ser muy sencillos, en lugar de dedicarnos a suministrar y explicar definiciones y teorías sobre dicho principio, resulta más ilustrativo y asequible  utilizar ese beneficio pensional para dicha aproximación. Veamos:

En vigencia del Acuerdo 049 de 1990, aprobado por el Decreto 758 del mismo año, para el otorgamiento de la pensión de sobrevivientes a los familiares del afiliado fallecido era indispensable que éste hubiera alcanzado a cotizar al menos ciento cincuenta semanas dentro de los seis años anteriores a la fecha del fallecimiento, o trescientas semanas en cualquier época.

Con la entrada en vigencia de la ley 100 de 1993 se modificó dicho requisito, estableciéndose que para el otorgamiento de dicha pensión era indispensable que al momento del fallecimiento el afiliado estuviera cotizando al sistema y acumulara por lo menos veintiséis semanas cotizadas.

Dispuso igualmente la ley 100 de 1993 que si al momento del fallecimiento el afiliado no estaba cotizando, pero durante el último año anterior a su muerte había cotizado por lo menos veintiséis semanas, también había lugar a la pensión de sobrevivientes.

Más tarde se volvió a modificar el requisito en comento,  y esta vez fue la ley 797 de 2003 la encargada de señalar que para el otorgamiento de la pensión de sobrevivientes era obligatorio que el afiliado hubiere cotizado mínimo cincuenta semanas dentro de los tres últimos años inmediatamente anteriores al fallecimiento. Esta es la norma que actualmente se encuentra vigente.

Ahora bien, como era de esperarse, (porque todos los días se muere gente),  estando ya en vigencia la ley 100 de 1993 fallecieron muchas personas que, si bien no habían alcanzado a cotizar las veintiséis semanas durante el último año de su vida, sí acreditaban haber cotizado ciento cincuenta semanas dentro de los últimos seis años anteriores al 1° de abril de 1994, fecha en que entró en vigencia la ley 100 de 1993, y otras que a esa misma fecha contaban con más de trescientas semanas cotizadas en toda su vida. O sea, que durante la vigencia de la ley 100 murieron muchas personas que no cumplían los requisitos de esa ley, pero que sí cumplían los requisitos que establecía el Acuerdo 049 de 1990 para dejar el derecho a la pensión de sobrevivientes. Dicho de otra manera: cuando entró en vigencia la ley 100 esas personas ya habían cumplido los requisitos que exigía el acuerdo 049 de 1990 para causar el derecho a la pensión de sobrevivientes.

El caso es que al recibir las solicitudes de reconocimiento de la pensión de sobrevivientes de parte de los familiares de esas personas, el ISS empezó a rechazarlas, aduciendo que no había lugar a tal reconocimiento dado que no se cumplía con el requisito previsto por la ley 100 de 1993, de acreditar 26 semanas sufragadas en el último año previo al fallecimiento del afiliado. O sea, que poco importaba el hecho de que a la luz de la legislación anterior se hubieran cotizado muchas más semanas de las que exigía la nueva ley.

La posición del ISS dio lugar a una serie de conflictos, pues a nadie distinto del mismo ISS le resultaba posible entender que mientras los que habían cotizado apenas 26 semanas dejaban el derecho a la pensión,  quienes habían cotizado  150,  300 o más semanas cotizadas no derivaran el mismo derecho para sus familiares.

La situación fue resuelta por la jurisprudencia de la Sala de Casaci{on Laboral Corte Suprema de Justicia quien consideró que en tales circunstancias procedía aplicar el principio de la condición más beneficiosa, y que en virtud de ello correspondía aplicarles a esos casos  el acuerdo 049 de 1990.

En concreto, la situación de esas personas era la siguiente: durante la vigencia de la ley antigua ellas reunieron el número de semanas cotizadas que exigía esa normativa para dar lugar a la pensión de sobrevivientes para sus familiares, pero no causaron el derecho porque no se murieron durante su vigencia. Y cuando se murieron ya regía otra ley, la cual exigía otros volúmenes  de semanas que ellas no alcanzaron a reunir. En esas condiciones no había lugar al otorgamiento de la pensión, pues la ley vieja ya no se podía aplicar porque no estaba vigente, y la ley nueva no les otorgaba  el derecho.

Pues bien, para resolver ese tipo de situaciones fue necesario elaborar el principio de la condición más beneficiosa.  Es preciso advertir que aquí no se trata de escoger entre dos normas vigentes la más favorable. Sino de privilegiar la condición más beneficiosa. Así pues, para dar aplicación al principio de la condición más beneficiosa deben estar de por medio dos normas, una derogada y una nueva vigente; toda vez que si ambas normas están vigentes, se trataría de la aplicación de la ley más favorable o in dubio pro operario. 

Refiriéndose al tema, recientemente dijo la Corte Suprema: Como quiera que la Ley 100 de 1993 no estableció un régimen de transición para las pensiones de sobrevivientes, jurisprudencialmente se ha dado aplicación al principio de condición más beneficiosa, el cual implica darle efectos ultractivos a la normativa anterior, para así proteger las expectativas legítimas del asegurado que no alcanzó a consolidar el derecho de pensión.

Como puede verse la aplicación del principio de la condición más beneficiosa lleva a aplicar una norma que ya ha perdido su vigencia, a unas situaciones fácticas creadas al amparo de dicha norma.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

8 Opiniones
  1. rodrigo cabrera dice:

    A continuación me permito destacar apartes de la sentencia T - 401 DE 2015: La Corte Constitucional ha señalado en diversas providencias que en virtud de los principios de seguridad jurídica, buena fe, confianza legítima e igualdad, los jueces deben acatar el precedente proferido por los órganos de cierre de las respectivas jurisdicciones[50]. Sin embargo, ha establecido que el funcionario judicial puede apartarse válidamente del precedente, adoptando una carga argumentativa especial. Si se trata de un precedente constitucional, como se dijo, es vinculante su aplicación para todos los funcionarios judiciales, a fin de proteger los derechos fundamentales de los ciudadanos, la prevalencia de la jurisprudencia de la Corte Constitucional y la igualdad en la aplicación de la ley.

    En este sentido, entre un enfrentamiento de posturas entre Altas Cortes, los jueces pueden separarse de los precedentes de sus superiores inmediatos, en aras de su autonomía judicial y la protección de las garantías de la Constitución Política, por lo cual deberán: i) indicar explícitamente las razones por las cuales se apartan del precedente, y, adicionalmente, ii) demostrar que la interpretación adoptada por éste aporta un mejor desarrollo a los derechos y principios constitucionales.

    En consecuencia, el argumento esbozado por la Corte Suprema de Justicia en sus providencias más recientes, frente a la necesidad de preservar los principios de legalidad y seguridad jurídica, y a su vez, limitar el alcance del principio de condición más beneficiosa en materia pensional, no es de recibo para la Corporación. Para la Sala, dicha interpretación no brinda un mayor y más adecuado desarrollo de los principios y garantías constitucionales, sino que impone una restricción a los principios de favorabilidad, igualdad y confianza legítima, y al derecho al mínimo vital, protegidos ampliamente por la Corte Constitucional y la Corte Suprema de Justicia en sus providencias anteriores.

    En conclusión, contrario a lo señalado en la actualidad por la Corte Suprema de Justicia, la Corte Constitucional reitera que, en consonancia con el principio de la condición más beneficiosa, y para salvaguardar los derechos a la seguridad social y mínimo vital, el Acuerdo 049 de 1990 sí puede ser aplicado preferentemente para reconocer y pagar la pensión de sobrevivientes. Ello sucederá en aquellos casos en que se advierta que el causante ha efectuado las cotizaciones exigidas por la mencionada ley durante su vigencia, y al mismo tiempo, la ley vigente resulta desfavorable al ciudadano.

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Me refiero a sus dos notas, ésta y la anterior.

      Explicar en una columna el principio de la condición más beneficiosa, o cualquier otro, resulta un poco difícil, pues el tema es bien exigente y el espacio es muy reducido.

      De todas maneras, considero que el propósito buscado se logró pues cualquier persona que lea el editorial podrá formarse una idea de la figura.

      Es cierto que la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional tienen posiciones opuestas frente a la aplicación del principio en comento. La Suprema considera que si la persona falleció en vigencia de la ley 797 de 2003, el juez sólo se podría devolver hasta la ley 100 de 1993, en cambio la Constitucional tiene adoctrinado que en tal caso el juez podría devolverse hasta una norma anterior a la ley 100 de 1993, como es el caso del acuerdo 049 de 1990, aprobado por el Decreto 758 de ese mismo año.

      El problema es que en esos casos los jueces y las Salas Laborales de los tribunales siguen las pautas de la Suprema, y la posibilidad de que una sentencia de tutela sea revisada por la Constitucional es muy, pero muy difícil.

      Saludos,

  2. rodrigo cabrera dice:

    A este cuento le falta un pedazo, le falto decirle a los lectores mis queridos colegas que la Corte Constitucional es la norma de normas y por consiguiente la guardiana de los derechos fundamentales. Por tal razón hace mucho rato tiene trazada una linea jurisprudencial con respecto a la condición mas beneficiosa diciendo: cuando se ha cotizado bajo el régimen de una norma en este caso el acuerdo 049 de 1990 hay una EXPECTATIVA LEGITIMA no una simple expectativa, por lo tanto se debe respetar el derecho de los causahabientes cuando bajo el régimen de dicho Acuerdo se cotizo por el trabajador, 300 semanas en cualquier época antes de entrar la ley 100 del 94 o 150 durante los 6 años anteriores. La Corte Constitucional ha dejado sin piso sentencias de la Corte Suprema donde se le desconocen a los causahabientes este derecho con la teoría de "NO SE PUEDE HACER UN RECORRIDO HISTÓRICO BUSCANDO LA LEY MAS FAVORABLE"

  3. Gonzalo Barreto HoyosB dice:

    Jurisprudencia, diferente tiene la Corte Constitucional, ya que aplica el acuerdo 049 de 1990 aprobado por el Decreto 758 del mismo año, aun a quienes murieron en vigencia de la Ley 797 de 2003. Ejemplo T-228 de 2014, T-401 de 2015.
    Este es el sentido que los jueces laborales y administrativos, deben darle a sus sentencias. Este es el verdadero sentido de la condición mas beneficiosa.

  4. Sandra Bustamante dice:

    Buenas tardes Doctor Rubio. Mi esposo al momento de fallecer tenia 47.5 semanas cotizadas, el murio en Dic de 2006 y su empleador por un error lo retiro en dos pagos dobles que hizo en noviembre. Obviamente si el hubiera hecho el pago correcto y lo hubiera retirado en diciembre al momento de su muerte, las semanas le hubieran dado. Que puedo hacer yo ahí para reclamar la pensión de sobreviviente de mi hijo menor?. Le quedo inmensamente agradecida por una respuesta de su parte.

  5. dimas orlando vasquez mendoza dice:

    mi tío falleció en el año 1979 al servicio de la Central de Anchicaya.dejando pension de sustitucion otorgado por el ISS con el salario minimo.al requerir la reliquidacion de la misma a colpensiones manifiestan que no se tiene el derecho pues solo habia cotizado 694 semanas antes de fallecer a pesar de recibir un salario totalmente mayor al momento de su deceso.la pregunta es se tiene derecho a la reliquidacion de su mesada y de forma retroactiva a la fecha de otorgamiento de la misma?

  6. gloria hernandez dice:

    Doctor Alonso Rubio: cuando un afiliado fallece y ha cotizado 41 semanas al sistema de pensiones,pero hay una empresa que no hizo completo los aportes, es decir faltan pagos, y por este causal han negado la pensión de sobreviviente,por que la norma dice que debe tener cotizadas mínimo 50 semanas en los 3 años anteriores a su fallecimiento.
    como se procede al pago del faltante por dicha empresa o empleador q no pago? y ya no existe la empresa? pueden los familiares hacer la consignación de los aportes a colpensiones obviamente pagando con intereses y lo que estipula la ley?ayúdame doctor a solucionar dicho inconveniente se que con su respuesta obtengo una buena solución.
    solo me faltarian 9 semanas para cumplir con la norma o ley actual vigente. de ud le quedare muy agradecida.

    • alejandro vallejo dice:

      Buenas tardes, señora Gloria en su caso especificamente hay que tener en cuenta que si la empresa no realizó el pago y el se encontraba vinculado laboralmente lo que se debe hacer es la solicitud de convalidación de pagos, toda vez que es Colpensiones la entidad que debe coactivamente cobrar la mora del empleador.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.