Principio de la forma sobre la esencia

Inicio » Contabilidad. » (19 / 05 / 2011 )

Nuestras normas contables contemplan el principio de la esencia sobre la forma, principio que en la práctica  ha degenerado en el principio de la forma sobre la esencia.

Según este principio, al momento de hacer los registros  en la contabilidad debe primar la esencia económica, la realidad de los hechos y no  su forma, algo que en Colombia es de difícil aplicación, básicamente debido a que las normas contables están subyugadas a las tributarias y a cuando criterio individual tenga cada una de las muchas superintendencias que vigilan las diferentes empresas.

La contabilidad como herramienta financiera y gerencial, debe mostrar y presentar la realidad económica en un momento dado, sin importar que la forma no haya sido completada u observada plenamente, pues de lo contrario la utilidad de la información generada por la contabilidad se ve afectada.

Una vez consumado el hecho económico, la forma no lo afecta, de modo que aunque la forma no se haya completado aún, ese hecho económico debe ser reconocido como tal en la contabilidad, ya que no se alterará por lo que suceda en el futuro al completarse la forma.

Vamos a plantear un ejemplo que permita evaluar la importancia de la primacía de la esencia sobre la forma. Supóngase que una empresa firma un contrato de compraventa para enajenar un bien inmueble, el comprador paga y hace entrega efectiva de ese bien inmueble entregando la posesión al comprador, pero aún no se legaliza la respectiva escritura pública ya que este proceso suele tomar algunos días.

Supóngase que el contrato de compraventa y la entrega de la posesión sucedieron el 30 de diciembre, pero la escritura sólo se legaliza el 15 de enero después que los funcionarios competentes han regresado de las vacaciones de fin de año.

En Colombia, en aplicación del principio de la forma sobre la esencia, en la contabilidad se debe reconocer la enajenación del activo sólo cuando jurídicamente se haya dado el traspaso del dominio, esto es el 15 de enero, y esto se debe principalmente a lo normatividad fiscal que considera activo todo aquel bien que jurídicamente este en cabeza de un determinado contribuyente aunque en la realidad ya no le pertenezca como en el supuesto planteado aquí.

Bajo este principio, la información contable que se presente a corte 31 de enero no se ajusta a la realidad, puesto que la empresa ya no se puede proclamar dueña del bien inmueble  entregado al comprador aun cuando no se haya protocolizado la respectiva escritura. En cierta forma, esta información no es del todo fiable para tomar decisiones sobre ella, ya que no permite conocer con exactitud la realidad económica de la empresa. El usuario de la información financiera entenderá que ese inmueble pertenece a la empresa cuando no es cierto, lo que puede inducirlo a tomar una decisión equivocada.

Se debe recordar que el objetivo principal de la contabilidad es ofrecer información económica y financiera real en todo momento, y para cumplir con ese objetivo, en muchos casos hay que prescindir de formalidades jurídicas o tributarias que en nada afectan la realidad económica de la empresa y para ello existe el principio de la esencia sobre la forma.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.