Inicio » Derecho comercial. » (13 / 06 / 2010 )

Propiedad jurídica de los bienes aportados en un contrato de cuentas en participación

Es importante hacer claridad sobre la propiedad jurídica de los bienes que son aportados en un contrato de cuentas en participación, puesto que por la redacción de la norma que regula este tipo de contratos, se suelen presentar confusiones.

Según el artículo 507 del código de comercio, se entiende que un contrato de cuentas en participación es un acuerdo entre dos o más personas que tienen la calidad de comerciantes, para desarrollar una o varias actividades mercantiles, para lo cual una, varias o todas las partes aportarán algunos bienes o activos, y una de ellas será la que ejecute el negocio [gestor].

La inquietud aquí tiene que ver con la propiedad de un bien que es aportado un contrato de cuentas en participación.

Supongamos que se crea un contrato de cuentas en participación cuyo objeto es el transporte de pasajeros, y una de las partes aporta un vehículo. ¿de quién es la propiedad de ese vehículo aportado?

Veamos ahora lo que dice el artículo 510 del código de comercio:

El gestor será reputado único dueño del negocio en las relaciones externas de la participación.

Los terceros solamente tendrán acción contra el administrador, del mismo modo que los partícipes inactivos carecerán de ella contra los terceros.

Vemos que la norma afirma que el gestor será reputado como dueño del negocio frente a terceros, lo cual no se debe entender que se convierte en propietario de los activos que conforman el negocio.

o que ha establecido la ley, no es otra cosa que una presunción de propiedad del negocio frente a terceros, mas no que el gestor sea el poseedor del dominio jurídico de los activos que conforman el contrato de cuentas en participación.

Una cosa es que el gestor sea propietario del negocio de transporte de pasajeros, y otra my diferente que sea propietario de los vehículos que están afectados por el contrato de cuentas en participación.

Como se puede observar, el socio gestor no se convierte en propietario del dominio de los bienes, y tampoco el contrato de cuentas en participación.

Y es que el contrato de cuentas en participación no puede poseer la propiedad jurídica de ningún bien, puesto que jurídicamente le es imposible en virtud de lo establecido por el artículo 509 del código de comercio:

La participación no constituirá una persona jurídica y por tanto carecerá de nombre, patrimonio social y domicilio. Su formación, modificación, disolución y liquidación podrán ser establecidas con los libros, correspondencia, testigos o cualquiera otra prueba legal.

El contrato de cuentas en participación, al carecer de personería jurídica, no puede tener patrimonio, contraer obligaciones o ejercer derechos, de modo que es imposible que pueda tener la propiedad de un bien, y es por eso mismo que la administración del negocio está en cabeza de uno de los socios, quien siendo una persona natural o jurídica sí puede contraer obligaciones o ejercer derechos.

Así las cosas, cuando se aporta un bien a un contrato de cuentas en participación, no se transfiere la propiedad del dominio, por lo que este sigue estando en cabeza del socio que lo aporta. El socio gestor sólo lo administra, y ante terceros aparenta ser su propietario, pero legalmente no lo es.

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

3 Opiniones en “Propiedad jurídica de los bienes aportados en un contrato de cuentas en participación”
  1. cesar quevedo dice:

    en un contrato de cuentas en participacion en que el socio oculto aporta vehiculos para transporte de pasajeros.¿quien hace la depreciaciòn del activo?

  2. JOSE GIOVANNI ECHEVERRY dice:

    ¿como se contabiliza el ingreso de las utilidades de un contrato de cuentas en participación para una persona juridica. si esta es el participe oculto?

  3. JOSE GIOVANNI ECHEVERRY dice:

    En un contrato de cuentas en participación: si el gestor es una persona natural y el oculto es una persona juridica ¿cómo contabiliza ese ingreso el socio oculto? Agradezco su valiosa opinión.