Propiedad, planta y equipo. Reconocimiento (II)

Al objeto de determinar si algún recurso cumple la primera condición para que sea efectivamente reconocido como propiedad, planta y equipo, se ha de evaluar el grado de certidumbre relativo a los flujos de beneficios económicos futuros, a partir de la evidencia disponible en el momento de reconocimiento inicial.  Dos cuestiones importantes surgen de este planteamiento:

  1. No se trata de determinar una corriente específica de beneficios asociables al control que la empresa realiza sobre el activo, lo que implicaría plantear estrictas relaciones individuales entre elementos materiales fijos y los beneficios futuros de la empresa. Ello sería difícil de acometer debido, en primer lugar, al nivel de incertidumbre asociada a toda actividad económica lo que dificultaría precisar la corriente de beneficios esperados y, en segundo lugar, porque los elementos o bienes interactúan en la generación de beneficios, por lo que sería arbitrario la delimitación de una corriente individual de beneficios asignada a los bienes individuales.
  2. Al objeto de incorporar loe elementos de propiedad, planta y equipo al balance de situación se habrá de tomar la información disponible en el momento inicial, lo que implica en suma que la configuración de propiedad, planta y equipo y los criterios utilizados respecto a su reconocimiento, estará condicionado a que con posterioridad pueda ser utilizada información más actualizada. En suma, transacciones o circunstancias posteriores, pueden generar situaciones tales como creación, agotamiento, obsolescencia, etc., que pueden afectar al reconocimiento de propiedad, planta y equipo.

En resumen, el reconocimiento de los elementos de propiedad, planta y equipo se hará depender, según la primera condición resaltada, de que la empresa no tenga restricción alguna para la utilización del activo, lo que implica que se obtienen todas las ventajas y riesgos derivadas de su uso.

En lo que se refiere al segundo de los criterios resaltados,  es decir, que el costo de los elementos de propiedad, planta y equipo sea susceptible de ser medido con fiabilidad, obliga a atender a las distintas formas de incorporación del activo a la estructura económica de la empresa. Cuando los elementos son adquiridos a terceros, los términos es lo que se resuelve la transacción revelan el costo de su adquisición. En lo que se refiere a la incorporación del activo a través de la propia construcción por parte de la empresa, la valoración fiable de su costo vendrá determinada por las propias transacciones con terceros por la adquisición de materiales, mano de obra y otros factores que se incorporen al valor del activo. En cualquier caso, con posterioridad se analizará con mayor detenimiento los criterios de valoración utilizados para los elementos de propiedad, planta y equipo, así como las distintas formas de incorporación de los mismos.

Respecto a las distintas regulaciones nacionales anteriores el criterio de reconocimiento de los elementos de propiedad, planta y equipo viene fundamentalmente delimitado por el principio del registro, según el cual, los hechos económicos deben ser registrados cuando nazcan los derechos y obligaciones que los mismos originen. De esta forma, puede deducirse que las legislaciones nacionales anteriores vienen a configurar propiedad, planta y equipo desde una perspectiva eminentemente jurídica, haciendo especial hincapié en la concepción de los activos como derechos a favor de la empresa.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.