Propiedad, planta y equipo. Valoración Posterior (I)

Gastos posteriores a la adquisición (Mejora, ampliación, renovación).

El tratamiento de los gastos posteriores a la adquisición pasa por contemplar la situación de su activación aumentando el valor inicial del bien, periodificarlos como tales gastos o considerarlos como inversiones en activos separados.

La característica de recuperabilidad del gasto en un momento posterior determina si éste puede reconocerse dentro del valor del elemento de propiedad, planta y equipo, es decir se añadirá al valor contable siempre y cuando su consideración no supere la cuantía que puede recuperarse del activo a través de los beneficios económicos esperados del mismo.

Los costos que se deriven del mantenimiento diario de los activos fijos no serán reconocidos como activos, es decir, no serán incorporados como mayor valor de los mismos dado que no cumplen con los estrictos criterios de reconocimiento. No obstante, para determinados activos puede requerirse el cambo de algunos elementos importantes en plazos temporales regulares y previstos, donde como aspectos singular cabe resaltar que el cambio de estos elementos puede realizarse varias veces a lo largo de la vida útil del elemento de PPE. En estos casos, la NIC 16 permite que estos elementos sean, siempre y cuando cumplan los criterios de reconocimiento a los que nos hemos referido, incorporados al valor del bien, lo que implica que igualmente sean dados de baja los elementos sustituidos.

Otra cuestión importante a tener en consideración son las inspecciones generales que requieren determinados elementos materiales para continuar operando, como pudieran ser los aviones, al objeto de que sean detectadas posibles ineficiencias y defectos en el funcionamiento del mismo. En este caso, los costos de la inspección general que cumplan la definición de activos, serán incorporados al valor del activo como si se tratase de una sustitución (componente separado), con independencia de que tras dicha inspección sean sustituidos determinados elementos defectuosos. Ello implicará que habrá de darse de baja el valor incorporado como mayor costo de las inspecciones previas que permanezcan en el activo material, que sean distintos de los componentes físicos no sustituidos. Esto sucederá con independencia de que el costo de la inspección previa fuera identificado contablemente dentro de la transacción mediante la cual se adquirió o construyó dicha partida, para lo cual si fuese necesario se podrá utilizar el costo estimado de una inspección similar futura.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.