Propiedad, planta y equipo. Valoración Posterior (III)

CRITERIOS DE VALORACIÓN POSTERIOR A SU INCORPORACIÓN EN LA NIC 16.

La NIC 16 establece dos métodos de valoración de Propiedad, planta y equipo con posterioridad a su reconocimiento inicial, considerando la primera opción como preferente y la segunda como un tratamiento alternativo.

Varias son las situaciones que se deben concretar con respecto a los métodos de valoración anteriormente expuestos, así primero analizaremos el caso de las revalorizaciones, seguiremos con las depreciaciones y terminaremos con la venta y baja de propiedad, planta y equipo.

La NIC 16 adopta una postura de valoración posterior desde un punto de vista general: Costo – Depreciación acumulada – el importe acumulado de cualquier pérdida por deterioro que haya sufrido, y otro particular: Costo revaluado – depreciación acumulada – el importe acumulado de cualquier pérdida por deterioro que haya sufrido (modelo de revalorización).

Según el modelo valorativo general establecido en la norma, se articula en torno a dos pilares básicos, el principio de precio de adquisición –aplicado a la determinación de los valores de entrada- y el principio de prudencia –que obliga a realizar correcciones a la baja- los cuales contribuyen a garantizar la consecución de uno de los objetivos asignados tradicionalmente a nuestra información contable, la protección del crédito. De esta forma, se obtiene una imagen fiel prudente y a costos históricos.

La aplicación del principio de precio de adquisición o costo histórico a los elementos de PPE afecta a la información contable produciendo –en épocas inflacionistas- efectos como la infravaloración de los mismos, la obtención de beneficios ficticios debido al cálculo de cuotas de depreciación no actualizadas, o la determinación de costos de producción que absorben depreciaciones no actualizadas. En definitiva, tal como se deduce de lo anterior, la posible descapitalización de las empresas y la pérdida de relevancia de su información financiera a la que puede conducir la aplicación del costo histórico justifican suficientemente –según los detractores de este principio- la introducción de excepciones al costo histórico.

Según la NIC 16, la entidad puede elegir entre el modelo del costo y el modelo de revalorización (párrafo 29). Se trata, por tanto, de una opción a elegir por las empresas, consistente en aplicar el valor razonable –con la regularidad que indiquen las variaciones en dicho valor- a todos los activos integrantes de una misma clase. Así, se consideran distintas clases o conjuntos de activos de naturaleza y uso similar, los siguientes:

-      Terrenos.

-      Terrenos y edificios.

-      Maquinaria.

-      Buques.

-      Aeronaves.

-      Vehículos a motor.

-      Mobiliario y útiles.

-      Equipo de oficina.

VALOR DE PPE POSTERIORMENTE A SU INCORPORACIÓN

Criterio general (párrafo 28):

Por su costo de adquisición menos la depreciación acumulada practicada y el importe acumulado de cualquier pérdida por deterior del valor que hayan sufrido a lo largo de su vida útil.

Criterio alternativo (párrafo 29):

Por su valor revalorizado, que viene dado por su valor razonable, en el momento de la revalorización, menos la depreciación acumulada practicada posteriormente y el importe acumulado de las pérdidas por deterioro de valor que hay sufrido el elemento. Las revalorizaciones deben ser hechas con suficiente regularidad, de manera que el importe en libros, en todo momento, no difiera significativamente del que podrá determinarse utilizando el valor razonable en la fecha del balance.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.