Provisión individual y general de cartera

Para efectos tributarios la provisión individual y general de cartera, son los dos métodos que tienen aceptación para la determinación de la respectiva deducción en la determinación de la base gravable del impuesto sobre la renta; la provisión individual se encuentra establecida en el artículo 74 del Decreto 187 de 1975 “Como deducción por concepto de provisión a individual para deudas de dudoso o difícil cobro fijase como cuota razonable hasta un treinta y tres por ciento (33%) anual del valor nominal de cada deuda con más de un año de vencida”, como se puede observar la norma hace mención a la forma individualiza que se debe provisionar la cartera y reconoce hasta el 33% por cada año de vencida, permitiendo aplicar porcentajes menores.

Mientras que para el caso de la provisión general, está se encuentra establecida en el artículo 75 ibídem y  señala unos porcentajes de provisión de acuerdo al tiempo de vencimiento de la cartera de crédito:

  1. El 5% para cartera con más de tres meses de vencida, sin exceder de seis meses.
  2. El 10% para cartera con más de seis meses de vencida, sin exceder de un año.
  3. El 15% para cartera con más un año de vencida.

Pasemos a un ejemplo para comprender mejor la aplicación de los dos métodos, un contribuyente del impuesto sobre la renta, finaliza el año o periodo gravable 2008 con la siguiente información de la cartera de crédito:

Factura Vencimiento Valor Días mora Provisión
Individual General
2548 04-ene-2007 10.000 716 3.300 1.500
2656 13-nov-2007 20.000 407 6.600 3.000
2823 25-jun-2008 30.000 185 0 3.000
2901 11-sept-2008 40.000 109 0 2.000
2920 30-nov-2008 50.000 30 0 0
Total 150.000 9.900 9.500

Como se puede observar las facturas 2548 y 2656 tienen más de un año de vencidas (33% y 15%), la factura 2823 está en el rango con más de seis meses de vencida, sin exceder de un año (10%), la factura 2901 está en el rango con más de tres meses de vencida, sin exceder de seis meses (5%) y la factura 2920 solo tiene un mes de vencida, por consiguiente al efectuar los cálculos de la provisión individual y general de la cartera de crédito, tenemos $9.900 y $9.500 respectivamente, dichos valores corresponderían a la deducción del 2008 y al saldo de la provisión de cartera a 31 de diciembre del mismo año.

Continuando con el ejemplo, para el año o periodo gravable 2009 la información de la cartera de crédito es la siguiente:

Factura Vencimiento Valor Días mora Provisión
Individual General
2548 04-ene-2007 10.000 1.077 3.300 1.500
2823 25-jun-2008 30.000 546 9.900 4.500
2901 11-sept-2008 40.000 470 13.200 6.000
Total 80.000 26.400 12.000

Como se puede observar las tres facturas tiene más de un año de vencidas, para el caso de la provisión individual tenemos $26.400, sin embargo como este método es acumulativo, para determinar la deducción del 2009 debemos restar el valor deducido como provisión de cartera en el año 2008 por la factura 2656, que fue recaudada en el año 2009 (26.400 – 6.600), como resultado tenemos una deducción de $19.800 y el saldo de la provisión de cartera a 31 de diciembre de 2009 se determina sumando la deducción del año 2009 con el saldo de la provisión de cartera del año 2008 (19.800+9.900), entonces tenemos como saldo $29.700.

En el caso de la provisión general tenemos $12.000, sin embargo como este método no es acumulativo, para determinar la deducción del 2009 debemos restar el saldo a comienzo del año (12.000 – 9.500), como resultado tenemos una deducción de $2.500 y el saldo de la provisión de cartera a 31 de diciembre de 2009 es de $12.000.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.