Inicio » . » (18 / 01 / 2011 )

Prueba supletoria

Nos consultan algunos lectores respecto a lo que se debe entender como prueba supletoria, término muy utilizado en el argot doctrinario y jurisprudencial en los diferentes campos del derecho.

La prueba supletoria hace referencia a la prueba que a pesar de no ser la indicada, la principal, permite llegar al conocimiento o la certeza de algo.

Generalmente la ley ha considerado taxativamente los mecanismos o medios de prueba idóneos para un hecho determinado, pero si ellos no existieses o no se pudieren allegar, no implica necesariamente que un hecho determinado no se pueda probar, ya que pueden existir otros medios probatorios conocidos precisamente como supletorios.

El Consejo de estado ha acogido en variaos oportunidades la siguiente definición de prueba supletoria:

Esto significa que sólo a falta de prueba principal proceden las supletorias enunciadas, porque en el evento que exista prueba principal no es lícito acudir a la prueba subsidiaria para acreditar el estado civil. De suerte que las supletorias sólo proceden ante la inexistencia de la prueba principal bien sea porque no se hizo el registro o porque fue destruido y no fue reconstruido, etc.

En este punto resulta ilustrativa la definición de prueba supletoria traída por la doctrina autorizada

“Desde un punto de vista similar al anterior, puede hablarse de pruebas principales y supletorias o sucedáneas, cuando la ley dispone que sólo a falta de las primeras por motivos especiales, es posible probar el hecho con las segundas. En Colombia tenemos un ejemplo en las pruebas del estado civil: sólo cuando no existe la partida o acta civil de nacimiento o matrimonio, puede probarse aquel o este con la partida eclesiástica o con la partida eclesiástica o con la posesión de estado civil; lo mismo ocurre cuando por destrucción del protocolo de una notaría, puede demostrarse la existencia de la escritura pública con la certificación que sobre su registro dé el registrador de tales instrumentos o con copia de otra copia (…)

La prueba supletoria sólo tiene valor cuando se demuestra la inexistencia de la principal.”  (Sección quinta, agosto 12 de 2009, radicación 41001-23-31-000-2007-00342-01)

Para recurrir a un ejemplo más familiar para nosotros, podemos citar las pruebas de los pasivos contempladas por los artículos 770 y 771 del estatuto tributario.

El artículo 770 dice que los pasivos serán probados por la contabilidad llevada en debida forma en el caso de los obligados a llevar contabilidad, y los contribuyentes no obligados a llevar contabilidad, probarán sus pasivos con documentos de fecha cierta. Esta es la prueba principal, la idónea.

No obstante lo anterior, el artículo 771 del estatuto tributarios señala que de no contarse con las pruebas principales enunciadas en el artículo anterior, los pasivos se pueden probar si se acredita que dichos pasivos y los rendimientos de estos fueron declarados oportunamente por su beneficiario, esto es, por el acreedor.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.