Inicio » Impuestos. » (20 / 12 / 2010 )

Prueba testimonial en procesos tributarios

En los procesos tributarios el testimonio de terceros constituye prueba a favor o encontrar del contribuyente, testimonio que para su validez está sujeto a los requisitos especiales que contempla tanto  la legislación tributaria como la legislación civil en los casos que le sea aplicable.

Sobre el testimonio como medio de prueba  ha considerado el artículo 750 del estatuto tributario:

Las informaciones suministradas por terceros son prueba testimonial. Los hechos consignados en las declaraciones tributarias de terceros, en informaciones rendidas bajo juramento ante las oficinas de impuestos, o en escritos dirigidos a éstas, o en respuestas de éstos a requerimientos administrativos, relacionados con obligaciones tributarias del contribuyente, se tendrán como testimonio, sujeto a los principios de publicidad y contradicción de la prueba.

Se advierte que un requisito esencial del testimonio, es que este tenga la oportunidad de ser conocido y controvertido por la persona afectada, hecho  que obliga a la Dian a brindar acceso pleno a los testimonios que acusen al contribuyente, puesto que el hecho de que se le oculte o dificulte el acceso a dicho testimonio, impide al contribuyente controvertirlo, haciendo  nulo dicho testimonio en la medida en que afecta el derecho constitucional de la defensa.

Respecto a la oportunidad para recurrir o invocar testimonios, dice el artículo 751 del estatuto tributario:

Los testimonios invocados por el interesado deben haberse rendido antes del requerimiento o liquidación. Cuando el interesado invoque los testimonios, de que trata el artículo anterior, éstos surtirán efectos, siempre y cuando las declaraciones o respuestas se hayan presentado antes de haber mediado requerimiento o practicado liquidación a quien los aduzca como prueba.

El aspecto de  la oportunidad del testimonio y de la prueba, es un asunto muy importante porque una vez se pierda esa oportunidad, no se podrá hacer valer ningún testimonio o prueba a favor, por contundente y clara que esta sea.

Otro aspecto importante en el testimonio como prueba en un proceso tributario, es su pertinencia.

El testimonio no se tendrá en cuenta cuando por ley un determinado hecho debe ser probado de una forma específica, tal y como lo establece el artículo 752 del estatuto tributario:

Inadmisibilidad del testimonio. La prueba testimonial no es admisible para demostrar hechos que de acuerdo con normas generales o especiales no sean susceptibles de probarse por dicho medio, ni para establecer situaciones que por su naturaleza suponen la existencia de documentos o registros escritos, salvo que en este último caso y en las circunstancias en que otras disposiciones lo permitan exista un indicio escrito.

Quiere decir esto que el testimonio no siempre es válido como prueba, especialmente en los casos en los que de forma expresa la ley ha dicho cómo deben probarse.

Un ejemplo claro es la prueba de los costos  y deducciones. En este caso la ley ha establecido que la prueba ideal es la factura con el cumplimiento de los requisitos del artículo 771-2 del estatuto tributario,  de suerte que si no existe ese documento, no se puede alegar una prueba testimonial como soporte de una erogación sobre la que no hay factura ni ningún otro documento que permita inferir la realidad del hecho.

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

Una opinion en “Prueba testimonial en procesos tributarios”
  1. ALEX C dice:

    ES CLARO QUE LA PRUEBA TESTIMONIAL, POR SI SOLA NO ES SUFICIENTE PARA QUE CONSTITUYA PLENA PRUEBA EN UN PROCESO TRIBUTARIO, PUES EN VARIAS SENTENCIAS
    DEL CONSEJO DE ESTADO HA SOLICITADO PRUEBAS ADICIONALES QUE SUSTENTEN ESTOS TESTIMONIOS POR EJEMPLO EN LA SENTENCIA nº 25000-23-27-000-2002-90278-01(13868) de Consejo de Estado, Seccion Cuarta, de 26 de Agosto 200