Pruebas de embarazo y VIH – Ministerio del trabajo recuerda a empleadores prohibición de exigirlas

Es entendible y perfectamente válido que las empresas tengan especial interés en procurar  que quienes ingresen a su nómina se encuentren en condiciones plenas de  poder desempeñar las labores para las cuales son contratadas, y para ello es generalmente indispensable que dichas personas gocen de buena salud.

De cara a ese propósito, la ley le permite al empleador someter al aspirante a evaluaciones médicas preocupacionales o de preingreso, con el fin de establecer, previa a su contratación, las condiciones de salud física, mental y social de éste, en relación con las condiciones de trabajo a las que estaría expuesto, de conformidad con las exigencias de la labor y el perfil del cargo. 

La finalidad de dicho examen es establecer la aptitud del trabajador para desempeñar en forma eficiente las labores, sin menoscabo de su salud o la de terceros, confrontando sus capacidades físicas y mentales con los requerimientos del cargo para el cual se quiere contratar; verificar si existen restricciones que merezcan alguna condición sujeta a modificación, y establecer situaciones de salud que estando presentes en el trabajador, puedan agravarse en desarrollo del trabajo.

Es subrayar que al empleador le asiste la obligación de informar al médico que realice las evaluaciones médicas preocupacionales, sobre los perfiles del cargo, describiendo en forma breve las tareas y el medio en el que el trabajador desarrollará su labor.

Si el aspirante es vinculado, el empleador deberá hacer los ajustes y adaptaciones correspondientes en las condiciones de trabajo y medio laboral según las recomendaciones sugeridas en el reporte o certificado resultante de la evaluación médica preocupacional.

Así mismo, el médico debe respetar la reserva de la historia clínica ocupacional y sólo remitirá al empleador el certificado médico, indicando las restricciones existentes y las recomendaciones o condiciones que se requiere adaptar para que el trabajador pueda desempeñar la labor.

De igual manera, la ley permite que se le realicen al trabajador evaluaciones médicas ocupacionales de egreso, que como su nombre lo indica son aquellas que se le practican cuando se termina el contrato de trabajo. 

Su objetivo es valorar y registrar las condiciones de salud en las que el trabajador se retira de la empresa. Vale anotar que el empleador tiene la obligación de informar al trabajador sobre el trámite que debe seguir para la realización de esta evaluación.

Por otra parte, es necesario tener presente que la ley prohíbe que se tome en cuenta como motivo para negar la contratación del aspirante la discapacidad que éste padezca. El Artículo 26 de la Ley 361 de 1997, dispone:

"Artículo 26. No discriminación a persona en situación de discapacidad. En ningún caso la limitación de una persona, podrá ser motivo para obstaculizar una vinculación laboral, a menos que dicha limitación sea claramente demostrada como incompatible e insuperable en el cargo que se va a desempeñar.

Ahora bien, en relación con las pruebas de embarazo, la Resolución 3716 de 1994 del Ministerio del Trabajo en el Artículo 1, establece: 

'ARTICULO V.- Los empleadores del sector público y privado además del examen médico preocupacional o de admisión podrán ordenar la práctica de la prueba de embarazo, cuando se trate de empleos y ocupaciones en los que existan riesgos reales o potenciales que puedan incidir negativamente en el normal embarazo con el fin único y exclusivo de evitar que la trabajadora se exponga a factores que puedan causarle daño a ella o al feto." (texto original sin negrillas).

De conformidad con la norma citada, el empleador sólo podrá ordenar la  prueba de embarazo en aquellos casos en que las labores del cargo impliquen un riesgo para la vida de la madre aspirante y el normal desarrollo del embarazo; “de lo contrario, - dice el ministerio de trabajo-  no puede considerarse como un requisito para que una mujer pueda ingresar a laborar o mantenerse en su empleo”.

Así miso, sobre  la exigencia del empleador de que el aspirante se practique la prueba para determinar la infección por el VIH, viene bien recordar que el decreto 1543 de 1997, en su artículo 21 dispone lo siguiente:

"ARTICULO 21. PROHIBICION PARA REALIZAR PRUEBAS. La exigencia de pruebas de laboratorio para determinar la infección por el Virus de inmunodeficiencia Humana (OH), queda prohibida como requisito obligatorio para: 

  1. a) Admisión o permanencia en centros educativos, deportivos, sociales o de rehabilitación. b) Acceso a cualquier actividad laboral o permanencia en la misma. c) Ingresar o residenciarse en el país; d) Acceder a servicios de salud; e) Ingresar, permanecer o realizar cualquier tipo de actividad cultural, social, política, económica o religiosa

En conclusión, el empleador no puede exigirle a la  persona aspirante la práctica de exámenes de laboratorio orientados a establecer si está embarazada o si es portadora del VIH, salvo que con ello se trate de prevenir un riesgo para su salud, caso en el cual se requerirá el consentimiento del trabajador. De todas maneras, los exámenes serán por cuenta y cargo del empleador.

(Fuente: Concepto 59676  - 2 de abril de 2014  - Ministerio de Trabajo)

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.