¿Pueden las constructoras cobrarme el impuesto predial proporcional por el hecho de ellos haberlo pagado?

Para todos es claro que el hecho generador del impuesto predial se da a 1 de enero de cada año. Ahora bien, resulta que en algunas oportunidad las constructoras ya habiendo pagado el impuesto predial de todo el año, al entregar el inmueble optan por dividirlo proporcionalmente y cobrarlo al comprador del bien.

Pero ¿es esto legal?

La respuesta es NO. Claramente el artículo 116 de la ley 9 de 1989 señala que no se puede trasladar al comprador.

Señala el artículo:

“Artículo 116º.- En la enajenación de inmuebles, la obligación de pago de los impuestos que graven, la finca raíz corresponderá al enajenante. Esta obligación no podrá transferirse o descargarse en el comprador.

Cuando el predio por enajenar haga parte de otro en mayor extensión, el paz y salvo de los impuestos de que trata el inciso anterior podrá obtenerse mediante el pago de impuestos correspondiente a la proporción del inmueble que se pretende enajenar.”

Así que la próxima vez que compra un bien inmueble no crea que  la misericordia de las constructoras es mayor al fraccionar el año y solo cobrarle la proporción de año que le corresponde, pues claramente el hecho generador del impuesto se da a 1 de enero de cada año y es el sujeto pasivo a esa fecha quien debe cubrir las obligaciones respecto de dicho bien, quedando imposibilitado legalmente para transferir o descargar el pago de impuestos al cobrador como lo señala la norma mencionada anteriormente.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.