¿Qué es mejor deberle al banco o a la DIAN?

Existe el caso de muchos contribuyentes, responsables y agentes retenedores que no tienen los recursos suficientes para cubrir las obligaciones tributarias por concepto de pagos de impuestos, anticipos y retenciones, debiendo incurrir en mora o en otros manejos financieros que encarecen y afectan su operación.

El incumplimiento en el pago oportuno se presenta generalmente en las personas naturales cuando declararan el impuesto sobre la renta con un total de saldo a pagar, pero para la fecha del vencimiento del plazo para presentar la declaración y pagar la primera cuota no tienen el dinero para satisfacer la obligación tributaria; igualmente la morosidad se presenta en las personas jurídicas y sociedades comerciales cuando las entidades pasan por dificultades financieras en el manejo de su flujo de caja.

Ante un escenario como éste existen tres opciones: 1. Incumplir algunos de los compromisos con proveedores, acreedores y trabajadores que no generen intereses, aunque puedan afectar el normal funcionamiento de la empresa, 2. Adquirir una obligación financiera con alguna de las entidades que otorgan créditos, como dice el dicho “abrir un hueco para tapar otro” y 3. No cancelar en forma oportuna la obligación tributaria incurriendo en la sanción por mora del artículo 634 del Estatuto Tributario donde se deberá liquidar y pagar intereses moratorios.

En mi opinión la primera opción que es la más utilizada por los contribuyentes, responsables y agentes retenedores deberá ser descartada porque los proveedores aunque directamente no le cobren intereses, pueden incluírselos en el valor de los productos, dejar de despacharle pedidos o terminar las relaciones comerciales, sumado a eso están la mayoría de los trabajadores quienes dependen de un salario y pueden disminuir su productividad cuando tienen necesidades básicas insatisfechas o entran en mora por el incumplimiento de su empleador.

Para tomar la mejor decisión considero necesario tener en cuenta el plazo estimado (factor tiempo) para superar las dificultades financieras, porque el banco o la entidad de crédito puede prestarle a una tasa de intereses mucho más baja que la tasa de usura aplicable a las deudas tributarias.

Es necesario proyectar el pago de la nueva obligación financiera ya que es más gravoso ser moroso con el sector financiero que con la misma DIAN, porque el banco además de cobrarle intereses moratorios también lo reporta negativamente a las centrales de riesgos y le cobra cuantiosos honorarios por cobranza jurídica en sus etapas pre-jurídico y jurídico.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.