¿Qué es publicidad engañosa y que herramienta posee el consumidor cuando dicha situación le causa perjuicios?

La publicidad engañosa es una circunstancia que con frecuencia se presenta, por esto la ley 1480 de 2011 (estatuto del consumidor) busca proteger al consumidor de dicha situación, estableciendo normas de responsabilidad que recaen sobre el productor o proveedor cuando incurra en dicha falta, ¿pero que es publicidad engañosa?

Como su nombre lo indica, se denomina publicidad engañosa el hecho de que a través de cualquier medio de comunicación, se anuncie cierta información al consumidor, sin que esta sea real o totalmente cierta, como por ejemplo ofertas sin que estas se cumplan, es decir, que la información debe reunir la característica de ser engañosa, se preste para confusiones o induzca al error.

El estatuto del consumidor prohibió la publicidad engañosa, pero ¿Qué sucede si el productor o proveedor incurren en esta conducta?

En este caso el anunciante deberá responder ante el consumidor por los daños y perjuicios que la publicidad engañosa haya causado; de conformidad con lo establecido en el artículo 30 del estatuto del consumidor, el cual señala lo siguiente:

“Está prohibida la publicidad engañosa.

El anunciante será responsable de los perjuicios que cause la publicidad engañosa. El medio de comunicación será responsable solidariamente solo si se comprueba dolo o culpa grave. En los casos en que el anunciante no cumpla con las condiciones objetivas anunciadas en la publicidad, sin perjuicio de las sanciones administrativas a que haya lugar, deberá responder frente al consumidor por los daños y perjuicios causados”.

Ahora, a través ¿de que medio el consumidor puede exigir la responsabilidad del anunciante cuando la publicidad engañosa le haya causado daños y perjuicios?, es por medio de la acción de protección al consumidor, que este puede exigir de parte del anunciante que responda por los perjuicios que la publicidad engañosa le haya causado.

Esta acción tiene una ventaja muy especial y es que su conocimiento lo asume la Superintendencia Financiera, quien tendrá las mismas facultades de un juez para resolver el asunto; sin embargo como la cuestión es probatoria corresponde al consumidor demostrar que efectivamente la publicidad engañosa se efectuó por el anunciante y esta a su vez le causó daños y perjuicios.

El anunciante solo podrá exonerarse de su responsabilidad por los daños y perjuicios que la publicidad engañosa haya causado al consumidor, cuando demuestre que la publicidad fue sustituida o adulterada sin que dicha circunstancia hubiera podido ser evitada, o cuando demuestre fuerza mayor o caso fortuito.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.