¿Qué hacer para que no falle el empoderamiento a un empleado?

Las organizaciones que están comprometidas con el crecimiento continuo de sus empleados, tienen claro que  capacitarlos  y empoderarlos son las mejores estrategias que le permitirá no solo tener colaboradores motivados, sino como empresa se preparará para afrontar sin ningún inconveniente los cambios radicales en la administración, cultura empresarial y toma de decisiones que se dan como resultado de la globalización y la aceleración de las nuevas tecnologías.

El empoderamiento más conocido en el lenguaje organizacional como “Empowerment”, es una herramienta que ayuda a que los empleados ya no dependan de la autorización de un jefe para realizar sus funciones, pues  estos serán responsables de sus propias acciones, lo que quiere decir que la toma de decisiones ya no se concentra en una sola persona sino que el trabajador cuenta con la autoridad y la responsabilidad necesaria para llevar a cabo los objetivos.

Esta herramienta tiene muchos beneficios entre los que encontramos : el  mejoramiento del trabajo en equipo, agilidad en la toma de decisiones, incremento de la confianza  así como la autoestima y creatividad del trabajador, eleva la satisfacción de los clientes, aumenta la productividad y mejora la comunicación interna.

Pese a los beneficios mencionados, en muchas empresas todavía hay temor de hacer uso de esta herramienta y es apenas comprensible pues en nuestra cultura del “más ventajoso” se puede interpretar el empoderamiento como una oportunidad para “hacer de las suyas”. Por eso es importante que antes de iniciar se conozca  muy bien las competencias comportamentales, básicas y funcionales del personal al cual se le delegará la potestad de tomar decisiones, se establezcan responsabilidades y metas claras con sus respectivos indicadores, así como promover un alto nivel de exigencia y que las relaciones estén enmarcadas en términos de respeto y colaboración.

Una vez tome la decisión tenga en cuenta los siguientes puntos para que el proceso no falle y todo no quede en el intento.

1. Los Directivos de la empresa deben conocer plenamente qué es el Empoderamiento

Son los primeros que deben estar enterados cómo funciona el empoderamiento y cómo se desarrollará en la empresa, pues debe ser una filosofía o estrategia organizacional para que los empleados tomen decisiones sobre su trabajo  y no reuniones aisladas para abordar temas irrelevantes en donde lo máximo que se le delega a un trabajador es coordinar un paseo con sus compañeros.

2. Establecer límites del empoderamiento a los empleados

Los directivos deben definir claramente qué tipo de decisiones pueden tomar los trabajadores empoderados y cuáles NO, porque requieren un nivel diferente de autorización o supervisión. Esta información debe ser socializada oportunamente o si no el empoderado puede fallar en sus decisiones por desconocimiento.

3. Si ya delegó, confíe.

Se supone que al empoderar un trabajador, los Directivos previamente han realizado una revisión detallada de sus competencias y  trayectoria así como le han brindado un entrenamiento, por tanto es de esperarse que cualquier decisión que tome este trabajador va a ser adecuada; no se invente nuevos procesos o controles innecesarios para monitorearle el trabajo al empoderado, porque va a ser una muestra de desconfianza y pérdida de tiempo que generará poca credibilidad de la implementación de esta herramienta en la empresa.

4. No desautorizar una decisión de un trabajador empoderado

Se puede reforzar el entrenamiento al trabajador empoderado para que pueda tomar las mejores decisiones o los Directivos hacer un acompañamiento al inicio del proceso, si hay algún error haga la retroalimentación pertinente y ayúdele a buscar soluciones, pero nunca recriminarlo y desautorizarle su decisión, esto bajará su nivel de confianza y autoestima y se desanimará a continuar con el empoderamiento.

5. Facilitar todas las herramientas necesarias para el empoderamiento

Si los Directivos no pueden facilitar toda la información, capacitación y oportunidades de aprendizaje necesarias para que el personal empoderado tome buenas decisiones, no se quejen cuando los resultados no estén a la altura.

6. Sobrecargar de trabajo a los empleados empoderados

Se debe revisar que la carga laboral del trabajador empoderado esté bien distribuida y que la remuneración recibida esté acorde a su trabajo, a los empleados les gusta el empoderamiento pero que este sea bien compensado, no permita que ellos se sientan como si la empresa se estuviera aprovechando, pues esto podría  generar a futuro inconvenientes legales.

7. Promover en el empleado empoderado que es dueño de su propio trabajo

El hacer sentir al trabajador como gerente de su propio trabajo, lo que le generará un mayor sentido de responsabilidad en él  y dará lo mejor de sí en el desarrollo de sus funciones.

8. Proporcionar retroalimentación frecuente

Proporcionar retroalimentación frecuente para que la gente sepa cómo están haciendo su trabajo, que esta sea constructiva para que los trabajadores empoderados puedan seguir desarrollando sus conocimientos y habilidades.

9. Reconocimiento a la labor realizada

No se olvide de reconocer la buena labor realizada por los empleados empoderados, esto genera motivación para hacer cada vez mejor su trabajo y para  generar nuevas ideas.

Las empresas deben ver  el empoderamiento de los empleados, no como una función más que se delega, sino como una filosofía y una estrategia para ayudar a las personas a desarrollar talentos, habilidades y competencias de toma de decisiones.

Este crecimiento ayuda a los empleados se sienten competentes, capaces y exitosos, lo que sería muy beneficioso para una organización.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.