Que no se le vaya la vida haciendo el plan de negocios

En la formación convencional lo primero que se le enseña a un emprendedor es hacer un plan de negocios, un muy buen plan de negocios que garantice el éxito del proyecto, no bastante, no hay que darle más importancia al plan de negocios de la que tiene, no se debe sobredimensionar su utilidad, puesto que ello hará que el emprendedor quede amarrado o paralizado por cuenta de gráficos y números.

No se trata de afirmar que el plan de negocios no sea importante, sino de resaltar que hay aspectos mucho más importantes a los que se les debe dedicar más tiempo  y recursos. No se puede perseguir el plan de negocios perfecto pues un PowerPoint o un Excel no son la  garantía del éxito. Hay personas que se les va la vida perfeccionando el plan de negocios y si no lo logran simplemente no pasan a la ejecución.

Hay aspectos elementales que se deben tener claros como quiénes serán los clientes (mercado potencial), cuánto son los costos aproximados y cuanto los ingresos, etc. Si la idea es buena, la oportunidad disponible y el emprendedor es competente, será suficiente para echar a andar un proyecto sin esperar a que se desarrolle el plan de negocios perfecto.

El éxito de un proyecto no está en lo que se plasma en un papel, sino en la capacidad que tenga el emprendedor para ejecutar, para tomar decisiones correctas. Hay negocios y empresas que nacieron sin un plan de negocios; fue suficiente la intuición y la buena actuación del emprendedor, algo que no se consigue por más fino que sea el plan de negocios. Mucho se ha dicho por ahí que la idea no es tan importante como su ejecución, y la ejecución es mucho más importante que el plan de negocios como tal.

Cuando se presenta un proyecto a un una entidad estatal como el fondo Emprender, dan mucho énfasis el plan de negocios,  tanto que el emprendedor se quema en esa primera etapa y al final sale con una bonita carpeta que por lo menos ha logrado la aprobación de algún burócrata, pero que al llevar esos datos a la realidad no tienen ningún éxito porque se olvidaron de lo más importante: de la persona, del emprendedor, de su formación, de sus capacitados, de sus habilidades. Se olvida que si el emprendedor no tiene el perfil adecuado, sino se logra que alcance la idoneidad necesaria, será incapaz de llevar al éxito el mejor plan de negocios posible.

Existen oportunidades que no dan tiempo para elaborar un complejo plan de negocios ni  estudios de mercados exigentes. El buen emprendedor con una ojeada y algunas reflexiones será capaz de llevar a cabo proyectos de este tipo, por lo que es preciso desmitificar que el plan de negocios es la columna vertebral de toda aventura emprendedora. Es importante y ello no se puede negar, pero no hasta el punto de impedir que el emprendedor se mueva a causa  de los datos plasmados allí.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Vane dice:

    totalmente de acuerdo!

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.