¿Qué vehículo me compro?

La venta de vehículos en Colombia ha crecido considerablemente, en parte por los precios asequibles que manejan varias marcas, y el tema de hoy pretende ilustrar un poco respecto a qué vehículo se debe comprar cuando se ha tomado la decisión de adquirir uno.

En primer lugar, y sobra decirlo, se debe buscar un vehículo que se ajuste al presupuesto y a las necesidades que llevaron a comprar el vehículo. Para algunas personas es suficiente un automóvil pequeño, para otras personas igualmente un automóvil pero más espacioso, y otras necesitaran una camioneta, más grande o más pequeña (5 o 7 pasajeros), que utilizará en ciudad o en vías destapadas, etc.

Definido ya el presupuesto y el tipo de vehículo que cubre nuestras necesidades, hay que escoger entre la diferentes marcas que ofrecen el vehículo que se adapta a lo que necesitamos, y allí entran a jugar aspectos como precio, marca, respaldo, reventa, diseño o estética, etc., pero, y aquí viene el pero, la gente en nuestro país se olvida de algo muy básico: la seguridad que le ofrece el vehículo.

Cuando se conduce un automóvil existe la posibilidad de sufrir un accidente, y dependiendo del nivel de seguridad activa y pasiva de su vehículo, los ocupantes del vehículo pueden vivir o morir, así de trascendental es el tema de seguridad.

La industria automotriz ha desarrollado diferentes elementos para proporcionar seguridad adicional a los ocupantes de un vehículo, y como es apenas lógico, hay que procurar que nuestro vehículo tenga la mayor cantidad de esos sistemas y elementos de seguridad.

En esta nota nos centraremos en los sistemas de seguridad como elemento decisivo para optar por un vehículo u otro.  Más que bonito, el vehículo debe ser seguro, que un accidente le puede ocurrir a cualquier persona en cualquier momento.

Vamos a enunciar y describir de forma muy resumida (y sin tanto tecnicismo)  los diferentes elementos de seguridad que existen y que algunos vehículos los tienen casi todos y con precios que no llegan a los $45.000.000, precio  razonable si consideramos las vidas que se pueden salvar.

Airbag. Son las bolsas de aire que se accionan en caso de colisión. Al estrellarse,  la persona se golpeará con una bolsa inflada con aire y no con el tablero o el parabrisas de su vehículo lo que brinda más probabilidades de sobrevivir.

Los airbag se ubican en la parte frontal (piloto y copiloto), laterales (puertas) y los llamados de cortina, que cubren la parte lateral superior  del vehículo a la altura  de la cabeza de los pasajeros, y van de un extremo al otro. También existen airbags para las rodillas del conductor e incluso lumbares.

Cinturones de seguridad con pretensores.  Sobra decir que lo cinturones de seguridad son de gran ayuda porque retienen al pasajero evitando que este salga expulsado contra el frente del vehículo, pero si el cinturón tiene un pretensor, la protección aumenta exponencialmente.

El pretensor lo que hace es ajustar el cuerpo contra el asiento  y evitar el desplazamiento natural hacia adelante por efecto de la colisión y la gravedad. El pretensor ajusta, aprisiona el cuerpo contra el asiento lo que impide que se estrelle con los elementos del vehículo que están enfrente. Algunos cinturones agregan un elemento adicional que es el limitador de fuerza para evitar que el pretensor haga daño a partes del cuerpo como las clavículas, que al ser aprisionadas contra el asiento pueden fracturarse, pero en todo caso es mejor fracturarse unos huesos por acción del pretensor que estrellarse contra el  frente del vehículo que viene en retroceso por la fuerza del impacto.

Apoyacabezas activos. Cuando el vehículo se detiene violentamente,  la cabeza de los ocupantes sigue su trayectoria hacia adelante y luego regresa al asiento produciéndose lo que se llama el efecto latigazo, que cuando es muy fuerte  puede “desnucarlos”, riesgo que se disminuye  con el  apoyacabezas activo, puesto que el apoyacabezas  acompaña el recorrido de la cabeza hacia adelante para evitar que esta regrese y así evitar el efecto látigo.

Carrocería con estructura de deformación programada. Este elemento es muy importante porque diluye las fuerzas de la colisión protegiendo a los ocupantes. Seguramente si usted le pregunta a un conductor de edad sobre la calidad de los vehículos nuevos dirá que no se compara con los viejos. Un vehículo antiguo se estrella, da tres volantines y queda casi bueno. Es material de buena calidad, dirá su propietario, lo cual en cierta forma es cierto, pero a costa de la seguridad de los ocupantes.

Los vehículos nuevos ante una colisión colapsan como “una cáscara de huevo”, lo que cual tiene su razón de ser. Una carrocería con una estructura de deformación programada, en caso de colisión colapsa de forma controlada absorbiendo buena parte la fuerza del impacto, de las ondas de choque protegiendo de esta forma a los pasajeros. Un vehículo con estructura rígida transmite casi toda la fuerza de impacto a los ocupantes. El vehículo quedará en mejor estado peros sus ocupantes en peor estado.

ABS. El ABS es un sistema que impide el bloque de las llantas ante una frenada fuerte, lo que a su vez permite al conductor seguir controlando el vehículo mientras mantiene presionados los frenos a su máxima capacidad.

Cuando se frena “en seco”, las llantas se bloquean lo que impide que la dirección del vehículo actúe, por lo que el conductor no podrá cambiar la trayectoria del vehículo impidiendo que pueda eludir  un obstáculo.

Si un vehículo se atraviesa seguramente el conductor se para en los frenos y el carro aun así sigue su trayectoria hasta que es estrella, pero si se cuenta con ABS el conductor podrá maniobrar el vehículo para evitar la colisión. Puede “hacerle el quite” gracias a que las llantas no se bloquean por la acción de los frenos.

El ABS también es de utilidad cuando se frena en superficies con poca adherencia como pavimento mojado, arena sobre la vía o lodo.

EBD. Es un sistema de distribución  electrónico de frenada que permite enviar a cada rueda una fuerza de frenado diferente según las condiciones de conducción para evitar que el vehículo pierda el control. Una frenada violenta puede hacer que el vehículo pierda el control, riesgo que se disminuye con el sistema EBD.

BAS.  Corresponde al asistente de frenada de emergencia. Lo que ese sistema hace es frenar con la máxima potencia posible para detener el vehículo en la menor distancia posible.

Cuando estamos ante una emergencia frenamos,  pero por temor o por error de cálculo no aplicamos suficiente presión a los frenos lo que hace que la distancia de frenado sea mayor incrementando la posibilidad de una accidente.

El BAS mediante sensores detecta el comportamiento del conductor y cuando interpreta que se trata de una frenada de emergencia, el sistema de forma autónoma  aplicará toda la potencia de freno disponible aunque el conductor haya frenado con menos fuerza,  deteniendo así el vehículo en menor distancia evitando colisiones que de otra forma se hubieran producido.

ESP o control electrónico de estabilidad. Este es un elemento de seguridad de gran importancia que le permite al vehículo corregir la trayectoria cuando este ha perdido el control.

Mediante una serie de sensores este sistema monitorea constantemente la trayectoria del vehículo y en tanto detecta que este ha perdido el control en función de la intención del conductor, actúa sobre los frenos enviando una fuerza de frenado  a cada rueda según se requiera con el fin de controlar la trayectoria del vehículo, al tiempo que el motor envía menos fuerza a las ruedas lo que contribuye a disminuir la velocidad del vehículo en la medida en que lo mantiene estable por la acción selectiva de los frenos.

Por ejemplo, si se toma una curva con exceso de velocidad lo más probable es que el vehículo pierda el control y se salga de la vía, pero si se cuenta en el ESP este activará los frenos en las ruedas que sean necesarias para enviar una fuerza contraria y así evitar el derrape de vehículo. Igual sucede cuando el vehículo se descontrola por un sobre viraje o sub viraje del volante. En este caso el ESP tomará el control del vehículo hasta estabilizarlo.

Por supuesto que este sistema actuará correctamente siempre dentro de los límites dela física y la lógica.

Control de tracción. El control de tracción actúa cuando por las condiciones de manejo o condiciones de la vía  el vehículo tiende a perder adherencia y a patinar, lo que tratará de corregir frenando la rueda que patina o disminuyendo la fuerza que el motor envía a las ruedas.

Asistente de arrancada en pendiente. Básico. Todo conductor novato sabe lo difícil que es arrancar un carro en una pendiente, pues este tiende a retroceder, y lo que hace esta ayuda electrónica es mantener el vehículo detenido entre 3 y 5 segundos lo que le da tiempo suficiente al conductor para arrancar.

Asistente de descenso en pendiente. Este sistema permite al vehículo descender lentamente pendientes pronunciadas sin la intervención del conductor. Las revoluciones del motor son controladas electrónicamente para que envíen apenas la fuerza necesaria para descender a muy baja velocidad aplicando  automáticamente el freno cuando resulte necesario.

Seguramente quien ha tenido que descender pendientes muy pronuncias y en mal estado, tendrá que mantener los frenos presionados todo el tiempo para controlar la velocidad de descenso segura lo que puede llegar a ser estresante, procedimiento que se evita con este sistema electrónico. El conductor sólo se debe preocupar de mantener la trayectoria deseada.

Estos son los elementos más importantes de seguridad de un vehículo y que en lo posible se deben exigir, dejando claro que existen otros elementos que todavía no se han popularizo como la detección de tráfico cruzado, frenado automático cuando el vehículo detecta un obstáculo a frente, etc.

Lo mínimo que se  debe exigir son frenos ABS y airbag delanteros. Un carro que no tenga como mínimo estos elementos ni siquiera debe ser considerado, será una tumba rodante.

Hace ya mucho tiempo que en los países desarrollados está prohibido vender vehículos sin ABS y sin airbag, y aquí los concesionarios venden automóviles sin ningún sistema de seguridad activo y convencen el cliente ofreciéndole unos sensores, una cámara de reversa o una pantalla táctil, cuando lo verdaderamente importante lo han obviado, y lamentablemente para algunas personas es más importante unos rines de lujo que un airbag o frenos ABS.

Seguramente usted recuerda  el accidente que sucedió hace un tiempo en Bogotá donde un carro de alta gama conducido por un borracho se llevó por delante un taxi. Los ocupantes del taxi murieron y el borracho apenas se despeino un poco, y muchos de esos elementos de seguridad que protegieron al borracho hoy están disponibles también para vehículos con precios inferiores a $50.000.000.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.