Quedar debiendo poco al trabajador es lo mismo que quedar debiéndole mucho

Desde el punto de vista jurídico, en especial en lo relativo a la buena o mala fe del empleador que no paga lo que debe luego de terminado el contrato de trabajo, es lo mismo dejar de pagar poco que dejar de pagar mucho según criterio de la Corte suprema de justicia.

El artículo 65 del código sustantivo del trabajo contempla una sanción para el empleador que no paga lo que debe al trabajador al terminar el contrato de trabajo, y la jurisprudencia de la Corte suprema de justicia ha considerado que dicha sanción o indemnización (así la llama el código sustantivo del trabajo), procede sólo cuando se demuestra la mala fe del empleador que conlleva a no pagar lo que corresponde una vez se termina el contrato de trabajo, de suerte que se debe probar la mala fe del empleador para que proceda la indemnización moratoria.

Ahora, para determinar la existencia o no de la mala fe del empleador no importa el monto de lo adeudado. Así lo ha dicho la sala laboral de la Corte suprema de justicia en sentencia 37818 del 25 de mayo de 2010 con ponencia del magistrado Luis Javier Osorio:

En realidad que bien se puede ser deudor de buena fe de una gran cantidad de dinero como deudor de mala fe frente a una pequeña cantidad, o viceversa. La buena o mala fe del empleador no está o se refleja en el mayor o menor valor de lo que debe, sino en la conducta que asume en su condición de deudor obligado. Por eso la Corte ha dicho que para la recta aplicación de la sanción moratoria "deben los jueces valorar ante todo la conducta asumida por el empleador que no satisface a la extinción del vínculo laboral las obligaciones a su cargo, valoración que debe hacerse desde luego con los medios probatorios específicos del proceso que se examina ... Como puede observarse, la argumentación del Tribunal se exhibe ostensiblemente equivocada, pues el bajo monto de lo adeudado por el empleador por los conceptos que generan la indemnización moratoria, no supone necesariamente la buena fe suya como lo consideró el sentenciador de la alzada.

No son pocos los empleadores que dejan de pagar pequeños montos al trabajador, pues consideran que el trabajador no considerará justificado reclamar tan poco monto (y en efecto pocos reclaman judicialmente pequeñas sumas), pero si el trabajador decide reclamar ese poco monto, luego aducen que no hubo mala fe en vista al pequeño valor adeudado, por lo que esta sentencia es muy oportuna ya que deja sin argumentos a quienes actúan bajo esa lógica perversa.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.