Querella policiva especial de amparo al domicilio. Parte I

Observando las inquietudes de nuestros asiduos visitantes, he encontrado narraciones de innumerables realidades que he condensado en estos grandes numerados, que se traducen en significar si usted o alguien próximo están en alguna de estas situaciones:

  1. ¿Le dio posada a un amigo unos días, hace seis meses,  y ahora no se quiere Ir…?
  2. ¿La empleada interna del servicio no se va aduciendo que no le han pagado lo que le corresponde…?
  3. ¿El noviecito de su hija se apoltronó desde un mes atrás en su casa y no hay forma de sacarlo…?
  4. ¿Un familiar se aferra en que desde hace un año no ha conseguido trabajo por lo que no ha conseguido para donde irse…?
  5. ¿Su empresa se conmovió de la situación de la desplazada con tres hijos, la contrató para “oficios varios” destinándole un espacio en esta para que viviera, y ahora luego de diez años, cuando ya metió a su familia, la empresa se cansa y opta por terminar dicho contrato de trabajo pagándole o no, las prestaciones sociales, la ex trabajadora no desocupa, aduciendo que “tiene que darle casa” y hasta le levanta un muro demarcando su “vivienda”…?

Lo más seguro es que se le pase y le hagan  pasar por la cabeza nefastas historias de fulanito o menganita que en “similares” circunstancias han perdido sus casas o parte de estas, en ácidos procesos de pertenencia, ya que sus ocupantes han alegado y demostrado posesión durante los periodos que determina la ley civil para acceder a este derecho, por lo que naturalmente entra en pánico, hasta verse imaginariamente perdiendo el fruto de su esfuerzo de toda la vida y se arrepiente mil veces del gesto de humanidad de haber dado la mano al necesitado.

Unas y otras, son contextos más comunes de lo que podemos llegar a imaginarnos y el equipararlas  bajo el mismo rasero, junto con el desconocimiento de las normas legales nacionales y locales, el ahorrarnos unos pesos en asesoría legal altamente especializada, aunados con la desazón que produce haber querido ayudar a alguien que nos paga de esa manera, nos lleva a tomar decisiones individuales, emocionales, apresuradas, equivocadas y mayormente costosas al divagar entre experiencias de conocidos, opiniones de amigos, censura de familia, conceptos de abogados sin mayor soporte que la historia que les contamos, e imaginarios propios, de los más obscuros y abyectos escenarios…

Continúa

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. abimael dice:

    presentaciones de modelos de minutas ,policivas, penales ,civiles etc. asi como la pagina web tu solucion legal o juridica.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.