¿Quién asume el pago de gravámenes de un bien afectado con propiedad fiduciaria?

La propiedad fiduciaria es considerada en derecho civil como una limitación a la propiedad, toda vez que esta se fragmenta, pues aunque el propietario fiduciario tiene la propiedad, esta se encuentra limitada al hecho, de que cuando se cumpla la condición previamente establecida el bien pasara al dominio y goce de otra persona.

Ahora, que sucede si el bien objeto de la propiedad fiduciaria se encuentra gravado con una hipoteca ¿Quién debe asumir el pago de la hipoteca?

De acuerdo con lo señalado en el código civil, los gravámenes que afecten un bien que se posee en calidad de propietario fiduciario deberán ser cubiertos por este; pero, ¿Por qué no asume los gravámenes el fideicomisario, si sobre él se va a consolidar la propiedad una vez se cumpla la condición?

Pese a que una vez cumplida la condición la propiedad pasa sin limitación alguna al fideicomisario, mientras esta no se haya cumplido, este solo tiene una mera expectativa respecto a adquirir la propiedad, por ende quien debe asumir los gravámenes que afecten el bien tal como una hipoteca es el propietario fiduciario, de acuerdo con lo señalado en el artículo 820 del código civil, el cual establece lo siguiente:

“El fideicomisario, mientras pende la condición, no tiene derecho ninguno sobre el fideicomiso, sino la simple expectativa de adquirirlo.

Podrá, sin embargo, impetrar las providencias conservatorias que le convengan, si la propiedad pareciere peligrar o deteriorarse en manos del fiduciario.

Tendrán el mismo derecho los ascendientes legítimos del fideicomisario que todavía no existe y cuya existencia se espera, y los personeros o representantes de las corporaciones y fundaciones interesadas”.

Por otro lado, esto no quiere decir, que la obligación de soportar los gravámenes de la cosa afectada con propiedad fiduciaria, se encuentren solo en cabeza del propietario fiduciario, ya que una vez haya que efectuar la restitución al fideicomisario por cumplimiento de la condición, previamente se debe reembolsar los gastos invertidos en el pago de gravámenes.

¿El fideicomisario deberá en este caso pagar todo lo que el propietario fiduciario haya gastado en el pago de gravámenes?

Por cada año transcurrido desde el pago hasta la restitución se rebajara la vigésima parte de lo pagado por el propietario fiduciario; si el tiempo transcurrido fueran veinte años no se deberá nada a este, toda vez que durante este tiempo él gozo del bien y dicho goce compensaría lo que hubiere pagado por los gravámenes de la cosa.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.