¿Quién responde?

El año pasado Gerencie.com publicó un editorial en relación con la posibilidad que estaba consideración la administración tributaria de solicitar  reportes de información exógena por periodos bimestrales, lo que llevó al rechazo unánime de los Contadores ante dicho proyecto.

Días más tarde el entonces director de la DIAN Juan Ricardo Ortega en un conversatorio programado por la defensoría del contribuyente y el usuario aduanero, señaló que no tenía conocimiento de dicho proyecto y acusó a quienes lo publicamos de desinformar a la opinión pública.

Posteriormente, se conoció la resolución 228 de 2013, que señalo que efectivamente la información exógena tendría cohortes bimestrales pero sería presentada anualmente, sumado a lo anterior, el nivel de detalle de la información solicitada, hacía que muchos se sintieron asaltados en su buena fe, pues tendrían tan solo dos meses para adecuar sus sistemas de información para poder indicarle a la DIAN hasta correos electrónicos de los terceros.

Finalmente, la resolución brindó la posibilidad de que cierto tipo de información fuese voluntaria, hasta octubre, y los meses de noviembre y diciembre si fuese obligatoria. Sin embargo seguía resultando  en términos de NIIF un “costo y esfuerzo desproporcionado” para todos los contribuyentes que deben hacer este tipo de reportes. Al final, la DIAN no modificó sus postura y solo hasta corrido algunos meses del año 2014, empezó a modificar ciertos aspectos de la resolución 228 de 2013.

Sin embargo, en días pasados mediante la resolución 219 de 2014 la DIAN reconsideró su posición, y volvió al antiguo esquema de reporte de información exógena, situación que aplaudimos  los contribuyentes.

No obstante, queda un sin sabor, del hecho de saber que algunos invirtieron recursos en la adecuación de sus sistemas de información, y que ante  el desistimiento de la DIAN,  lo invertido se perdió generando un detrimento patrimonial.

Por otro lado, quedan demostrados los débiles lazos que unen a los contribuyentes y la administración tributaria, pues si se hubiese escuchado desde un comienzo a sus administrados jamás se hubiese presentado esta situación.

Finalmente queda una vez más una responsabilidad  tanto política como civil extracontractual no reconocida por parte de la DIAN, quien con sus decisiones y reveses llevan a una inseguridad jurídica que representa menos recursos tanto para el estado como para los contribuyentes, y que sin lugar a dudas deja mucho que desear de un organismo que dice ser de carácter técnico. Lo mínimo que podría hacer los directivos de la entidad, es dejar de recibir reconocimientos inocuos en las regiones, y presentar disculpas a los contribuyentes.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.