Inicio » . » (20 / 12 / 2010 )

Recompensas pagadas al liquidar la sociedad conyugal no constituyen ganancia ocasional

Las recompensas pagadas a un cónyuge al liquidar una sociedad conyugal, no constituyen ganancia ocasional y tampoco constituyen renta gravable.

Para comprender mejor el tema, primero aclaremos lo que significa pagar recompensas en este contexto.

Cuando se liquida la sociedad conyugal, antes de distribuir los gananciales, primero hay que devolver a cada cónyuge lo que era suyo antes  de la conformación de la sociedad conyugal.

Recordemos que al  conformar una sociedad conyugal, es posible que uno o juntos miembros de la sociedad tuvieran bienes propios, bienes que no se distribuirán como gananciales, sino que al liquidar la sociedad, se le devolverán a su real dueño bajo el nombre de recompensas, y una vez pagadas las recompensas y demás obligaciones de la sociedad, se distribuye el excedente en partes iguales a título de gananciales. [Consultar artículo 1.826 del código civil]

Bien, el pago de esas recompensas, que no es otra cosa que devolver al cónyuge el bien que era suyo antes de casarse, no constituye ganancia ocasional.

Aunque el artículo 47 del estatuto tributario señala que solo los gananciales no constituyen ganancia ocasional, y aunque ningún otro artículo o norma hablan de las recompensas, estás no constituyen ganancia ocasional ni renta gravable.

En primer lugar hay que tener presente que según el artículo 8 del estatuto tributario, los cónyuges tributan de forma individual,  de modo que cada cónyuge declarará los bienes que figuran a su nombre, aun en el caso de que esos bienes formen parte de la sociedad conyugal para efectos civiles.

Supongamos entonces que la señor B al momento de casarse tenía un apartamento avaluado en $100.000.000, y una vez liquidada la sociedad conyugal dos años después, se le reintegra como pago de recompensa el mismo apartamento.

Resulta que ese apartamento durante la vigencia de la sociedad conyugal siempre estuvo en cabeza del señor B tributariamente, siempre lo declaró, siempre formó parte de su patrimonio fiscal, de modo que al liquidarse la sociedad y asignársele ese mismo bien en calidad de pago de recompensas, no es viable volverlo a declarar por cuanto ese bien siembre ha sido suyo, siempre ha sido declarado por él.

Aunque la ley tributaria no haya dicho nada sobre el tratamiento que se le debe dar al pago de este tipo de recompensas en la liquidación de una sociedad conyugal, se entenderá que no se tiene que declarar, puesto que las recompensas tributariamente siempre han estado en cabeza del cónyuge a quien le pertenecen y quien las ha declarado según lo exige el artículo 8 del estatuto tributario.

En realidad, no es necesario que la ley diga nada sobre cómo debe ser el tratamiento de este tipo de “pagos” recibidos por el contribuyente, puesto ese pago no incrementa el patrimonio del mismo ya que siempre formó parte de su patrimonio, y un pago que no incrementa el patrimonio del contribuyente, a la luz del artículo 26 del estatuto tributario, no constituye ingreso.

Bibliografía: Consejo de estado, sección cuarta, sentencia 16272 de noviembre 26 de 2008.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


Una opinión
  1. claudia Iris Restrepo dice:

    necesito saber si al liquidar la sociedad conyugal, despues del divorcio, la pension del ISS adquirida por uno de los conyuges, antes del divorcio, tambien beneficia al otro conyuge? Es decir le corresponde a cada uno el 50% de la pension?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.