Reducción de la pobreza por la vía asistencial, gran falacia estadística con gran valor político

Colombia y varios países latinoamericanos están en la lista de los más desiguales y de los más pobres del mundo, y en tiempos recientes se ha trabajado en la reducción de esas estadísticas pero de forma asistencial  más no de fondo, lo que resulta en una gran falacia con un importante capital político, electoral, por supuesto.

Lo que muchos gobiernos han hecho no es definir políticas para atacar las bases y las fuentes de la pobreza, sino asistir  a los pobres con subsidios y bienes sin que se ofrezca una solución de fondo.

Una casa gratis o un subsidio de familias en acción permiten estadísticamente afirmar que el nivel de pobreza extrema disminuye de forma temporal, pero en términos reales no es así, puesto que una vez esa asistencia se suspenda, los asistidos quedan otra vez bajo el nivel de pobreza extrema.

Sacar de la pobreza a una familia de forma definitiva y permanente, es procurar que esa familia obtenga autónomamente un ingreso mínimo de sustentación, ya sea mediante un empleo formal o mediante un microempresa o PYME, y para ello hay que invertir en educación, en infraestructura, en líneas de financiación, en políticas macroeconómicas que favorezcan el crecimiento del mercado interno y/o externo que haga viable el desarrollo y crecimiento de las empresas que son las únicas que generan empleo o autoempleo. Si el asunto no va por ahí, no se puede hablar de reducción de pobreza.

Lo anterior no se hace por falta de recursos, puesto que hay recursos suficientes tanto que el gobierno se permite regalar dinero a diestra y siniestra, sino que es cuestión prioridades políticas, pues es de todos conocido que el capital electoral que se puede acumular es superior si se le regala dinero y bienes a los potenciales votantes.

Cuando una persona consigue empleo no es consciente de que ello fue posible  gracias a que el estado funcionó lo suficientemente bien como para que el sistema económico y productivo pudiera proveerle ese empleo, por lo que no asocia ese resultado a ningún político o gobierno, hecho suficiente para que los políticos prefieran otra manera de hacerse recordar y que la gente sienta que les deben un favor, situación que cambiaría si la gente tuviera la suficiente educación, formación e información que les permitiera ver lo que en el fondo funciona y es conveniente para ellos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.