Régimen cedular o analítico del impuesto sobre la renta

En un artículo anterior el señor José Villa realizó un interesante aporte sobre el sistema cedular al que hace referencia el artículo 337 del Estatuto Tributario recientemente adicionado por la reforma tributaria de 2012, efectuando varias preguntas referentes a su verdadera aplicación en el Impuesto Mínimo Alternativo Simple – IMAS o sólo aplica para la actividad económica principal registrada en el RUT.

Las rentas de trabajo son un ejemplo que se aproxima a la aplicación del régimen cedular o analítico porque tienen su propia regulación en cuanto a sus fuentes[1] y a la forma de determinación de la base gravable (ingresos no constitutivos de renta, deducciones y rentas exentas), la cual no podrá afectarse con pérdidas de otras actividades económicas como lo señala el artículo 156 ibídem.

Es decir en el caso de las personas naturales que además de obtener rentas de trabajo también perciban rentas derivadas de otras actividades económicas, tendrán que determinar la renta de trabajo gravada en forma independiente a las otras rentas.

Por lo tanto si la renta de trabajo (después de depurada) es $100 millones y en la otra actividad económica no existe renta sino perdida por valor de $10 millones, la persona natural deberá tributar sobre los $100, diferente es la situación si genera otras rentas por valor de $20 millones, debiendo tributar sobre $120 millones.

Ahora bien, descendiendo al caso concreto donde se cuestiona si el sistema cedular mencionado en el artículo 337 realmente no aplica cuando se desarrollan varias actividades económicas o únicamente puede aplicarse cuando la actividad económica principal registrada en el RUT corresponde a las señaladas en el artículo 340 del mismo ordenamiento.

Ante esos cuestionamientos considero que el tema es sencillo cuando el trabajador por cuenta propia únicamente desarrolla una de las actividades señaladas en el artículo 340 ibídem de la cual obtiene sus ingresos brutos cuyo monto se ubica dentro del rango igual o superior a 1.400 UVT e inferior a 27.000 UVT, debiendo depurar los ingresos ordinarios y extraordinarios conforme a las reglas del artículo 339 ibídem para determinar la renta gravable alternativa que deberá ser superior al rango mínimo de esa actividad económica (tabla) e inferior a las 27.000 UVT, calculando así el IMAS y aplicando lo que el legislador ha llamado sistema cedular.

El problema es cuando desarrolla varias de las actividades económicas señaladas en el artículo 340 ibídem porque no va saber la tarifa aplicar debido a que la renta gravable alternativa es global (se depura con base en la totalidad de los ingresos ordinarios y extraordinarios), igual situación ocurre cuando su actividad económica principal es una de esas actividades y también realiza otra u otras que no estén dentro de las que aplicarían el IMAS o su actividad principal no corresponde a las señaladas en dicho artículo pero la secundaria sí; siendo necesario la reglamentación que solucione dichos problemas y detalle las reglas aplicables en el régimen cedular o analítico del impuesto sobre la renta.


[1] Artículo 103 del Estatuto Tributario

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.