Relación entre mera tenencia y contrato de comodato

La característica fundamental de la mera tenencia radica en que, quien la ejerce reconoce el dominio sobre el bien en cabeza de otra persona, convirtiéndose el mero tenedor en alguien que solo cuida o administra el bien ajeno; bajo este entendido ¿se podría decir que el comodatario es un mero tenedor? Se puede definir la mera tenencia como la circunstancia de hecho a través de la cual una persona disfruta de bien aceptando que este le pertenece a otra persona.

En el contrato de comodato ¿Qué calidad ostenta el comodatario? ¿Es un mero tenedor? El comodatario es la persona que tiene un bien en calidad de préstamo con la finalidad de darle un uso, el cual le debió ser indicado en el contrato, ya que de lo contrario será comodato precario; debido a que el comodatario solo es una persona a la que se presta el bien, este ostenta calidad de mero tenedor, ya que al suscribir el contrato reconoce el dominio en cabeza del comodante.

Lo importante para que la mera tenencia no se confunda con una posesión es que el mero tenedor efectivamente y de manera expresa reconozca el dominio en poder de otra persona, de conformidad con lo señalado en el artículo 775 del código civil el cual señala lo siguiente:

“Se llama mera tenencia la que se ejerce sobre una cosa, no como dueño, sino en lugar o a nombre del dueño. El acreedor prendario, el secuestre, el usufructuario, el usuario, el que tiene derecho de habitación, son meros tenedores de la cosa empeñada, secuestrada o cuyo usufructo, uso o habitación les pertenece.

Lo dicho se aplica generalmente a todo el que tiene una cosa reconociendo dominio ajeno”.

Por lo anterior es fundamental que cuando entregamos un bien en manos de otra persona, se deje expresamente consignado la calidad en la que se le entrega la cosa;  por ejemplo en el caso del comodato es importante consignar este préstamo de uso en el contrato, para que no haya manera de que la persona a la que le entreguemos nuestro bien con el tiempo pueda alegar posesión del mismo.

En conclusión como primera medida hay que señalar que en la mera tenencia siempre se  reconoce dominio en cabeza de otra persona; y segundo que esta comporta la obligación de restituir la cosa a su dueño en el momento que la situación jurídica así lo exija; el comodatario una vez termine el uso para el que se le presto la cosa, el usufructuario una vez termine el usufructo, el arrendatario una vez termine el contrato, etc.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.