Renta especial por recuperación de deducciones en bienes depreciados opera cuando se enajena el activo y se genera utilidad

La renta especial por recuperación de deducciones de los benes depreciables a que se refiere el artículo 196 del estatuto tributario nacional, aplica únicamente en el evento en que el activo fijo depreciable sea enajenado, y además se genera utilidad en el proceso  según opinión de la Dian.

El artículo 196 del estatuto tributario dice que “La utilidad que resulte al momento de la enajenación de un activo fijo depreciable deberá imputarse, en primer término, a la renta líquida por recuperación de deducciones.”, y como se observa, la norma habla de “al momento de la enajenación”, lo que en principio permitiría suponer que ello aplicaría en cualquier evento que suponga la transferencia jurídica del dominio, lo que bien puede suceder con una venta o con una donación, pero en este segundo caso no se produciría el presupuesto básico que es la utilidad.

Es así como la Dian en concepto 36691 del 2012 manifestó lo siguiente:

En ese orden de ideas, de la interpretación sistemática de los artículos 195 y 196 del Estatuto Tributario, resulta claro que si bien nuestro ordenamiento tributario contempla como renta líquida la recuperación de deducciones por depreciación, tal posibilidad se encuentra sujeta a la enajenación del activo fijo depreciable.

Lo anterior, encuentra consonancia con la posición adoptada por esta Oficina en el Concepto 117659 de 2000, según la cual “no puede existir recuperación de deducciones cuando se donan bienes depreciados, pues en este evento, por la misma naturaleza de la donación, no se obtiene ninguna contraprestación que genere alguna utilidad, pues esta, como se dijo anteriormente, se hace a título gratuito .”.

Por otra parte, si bien la recuperación de deducciones por depreciación es una renta líquida especial, no significa que no sea gravable, pues como lo señala el artículo 26 salvo las excepciones legales la renta líquida es gravable, por lo que se requiere que aún tratándose de rentas líquidas especiales exista un ingreso susceptible de ser gravado, que en el presente caso correspondería a la utilidad originada en la enajenación del activo fijo depreciable.

En conclusión, con base en la doctrina expuesta y el análisis de las normas que contemplan la recuperación por deducciones por depreciación, podernos afirmar que sólo en el caso de enajenación de los activos fijos depreciables es procedente la recuperación de las sumas solicitadas por concepto de depreciación.

Se concluye entonces que es presupuesto esencial la enajenación a título oneroso del bien depreciado para que opera la recuperación por depreciación, pues de otra manera no es posible determinar una utilidad que pueda imputarse en los términos del artículo 196 del estatuto tributario.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.