Renta variable Vs Renta fija

A la hora de invertir en los mercados financieros, un inversor o un ahorrador que quiere sacarle partido a su dinero ha de tener clara la diferencia entre dos conceptos fundamentales: renta fija y renta variable. Son dos tipos de inversión orientados cada uno a distintos tipos de inversores. La renta fija está pensada para aquellos inversores/ahorradores que quieren sacarle cierta rentabilidad a su dinero en los mercados financieros, pero sin correr riesgos. La renta variable, por su parte, está pensada para los inversores más ambiciosos respecto de rentabilidad de su inversión, aunque esto pudiera conllevar mayores riesgos.

Cuando hablamos de renta fija nos referimos a depósitos de corto o largo plazo, los cuales generan un interés fijo, un tanto por ciento del valor nominal del activo en cuestión. En los mercados de renta fija podemos adquirir deuda pública, bonos de entidades privadas, pagarés, etc. Lo mejor que tienen, es que una vez venzan recuperaremos el valor nominal del producto, siendo un producto financiero bastante seguro. Por otra parte, esta seguridad se paga en términos de rentabilidad. En efecto, el principal defecto de la renta fija es que no es muy rentable. Las inversiones en renta fija están recomendadas para los inversores mayores, dado que cuando las inversiones son muy grandes, el monto total de la rentabilidad es importante, por más que la ganancia por euro invertido sea muy pequeña.

Para los inversores que no se amedrentan con el riesgo, existe el mercado de renta variable. En este caso, se trata de inversores/ahorradores que compran acciones de una empresa. Estas representan partes del capital de la misma, el cual está sujeto a las fluctuaciones del mercado. Son inversiones a largo plazo, que pueden minar la paciencia de los inversores/ahorradores que se dejan amilanar por los vaivenes del mercado en el corto y medio plazo. En cualquier caso, si la inversión fue acertada, los beneficios a largo plazo son muy superiores a los de los productos financieros disponibles en el mercado de renta fija, aunque si la inversión no fue acertada, las pérdidas serán enormes. En este caso, como se ha mencionado, la paciencia y la sangre fría del inversor han de ser tenidas muy en cuenta, aunque conviene no confundirlas con la temeridad.

Algunos ejemplos paradigmáticos de renta variable son las acciones de empresas privadas, la compra de materias primas, las Opciones y Derivados Financieros, los Futuros, el Forex, los índices, las Commodities, las Divisas, etc.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.