Residencia fiscal de extranjeros que permanecen más de 183 días en el país en dos años consecutivos

El artículo 10 del estatuto tributario establece que una persona se hace residente para efectos tributarios cuando permanezca en el país, continua o discontinuamente por más de 183 días en un periodo cualquiera de 365 días calendario. ¿Qué sucede si esa persona, en este caso un extranjero, completa 100 días en un año y 90 días en otro año?

Supongamos que el extranjero ingresó al país el día 01 de noviembre de 2013 y salió del país el 15 de abril de 2014. En ese caso la permanencia ha sido continua y por más de 190 días, de manera que la persona se hará residente a partir del 01 de enero de 2014.

Ahora supongamos que la persona ingresó al país el 01 de febrero de 2013, salió el 30 de junio de 2013, y regresó nuevamente el 01 de marzo para salir de nuevo el  30 de junio de 2014. En este caso permaneció 149 días en el 2013 y 121 días en el 2014, por lo que en los dos años totalizó 270 días. ¿Es residente para efectos tributarios?

A priori se podría entender que sí es residente pues en los dos años completa mucho más de 183 días de permanencia discontinua, pero veamos con detalle lo que dice la norma:

Permanecer continua o discontinuamente en el país por más de ciento ochenta y tres (183) días calendario incluyendo días de entrada y salida del país, durante un periodo cualquiera de trescientos sesenta y cinco (365) días calendario consecutivos, en el entendido que, cuando la permanencia continua o discontinua en el país recaiga sobre más de un año o periodo gravable, se considerará que la persona es residente a partir del segundo año o periodo gravable.

La ley claramente señala que esos 183 días continuos o discontinuos deben estar comprendidos en un periodo cualquiera de 365 días, y allí está la clave para entender el tema.

Una vez se ha ingresado al país, se empiezan a contar 365 días, y dentro de esos 365 días siguientes a la fecha del primer ingreso, debe cumplirse el requisito de los 183 días a que se refiere la norma.

Este aspecto fue abordado por la Dian en oficio 0657 del 17 de mayo de 2013 en los siguientes términos:

De todo lo precedente puede concluirse entonces, que lo fundamental es que los 183 días de permanencia en Colombia (que pueden ser continuos o no) se den en un lapso de 365 días calendario consecutivos, o lo que es lo mismo, continuos. Es esta la razón por la cual el artículo 10 prevé, que cuando la permanencia continua o discontinua en el país recaiga sobre más de un año o período gravable, se considerará que la persona es residente a partir del segundo año o período gravable.

Así, por ejemplo: si un extranjero que no había ingresado al país hacía 5 años, entra el 3 septiembre de 2013, los 183 días de permanencia continua o discontinua (sin importar el número de salidas y entradas al país posteriores a la del 3 de septiembre) en Colombia deben darse dentro de los 365 días continuos contados a partir del 3 de septiembre de 2013; es decir, entre el 3 de septiembre de 2012 y el 2 septiembre de 2014.

En nuestro supuesto, el primer ingreso sucedió el primero de febrero de 2013, de manera que al 30 de enero de 2014 debería haber estado en el país por más de  183 días para ser considerado residente, pero dicho tope lo alcanzó en el mes de abril, es decir, por fuera del periodo de 365 días calendarios continuos a que se refiere el artículo 10 del estatuto tributario. A 30 de enero de 2014 apenas completó 149 días de permanencia, de tal suerte que no cumple los requisitos para ser considerado residente en el 2014.

Por último, es pertinente precisar que la norma habla de permanecer en el país más de 183 días, es decir, por lo menos 184 días, puesto que al decir más de, no se incluye el día 183, de tal manera que si una persona permanece exactamente 183 días en el país no se puede afirmar que cumple con los requisitos para ser residente.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.