Residentes no obligados a declarar renta por el año gravable 2015

Por regla general y de conformidad con el artículo 591 del Estatuto Tributario todos los contribuyentes deberían declarar el impuesto de renta y complementarios. La DIAN ha entendido la reforma del año 2012 como una derogación tacita de la clasificación de asalariados, independientes y contribuyentes de menores ingresos que contemplada en el Estatuto Tributario  para comprender si se estaba o no en la obligación de declarar.

Ahora bien, en el artículo 7 del decreto 2243 de 2015 se equiparan las categorías tributarias en relación con dicha obligación, y en resumen los no obligados a declarar el impuesto de renta y complementarios por el año gravable 2015 deberían cumplir las siguientes condiciones.

Como se resalta en la parte inferior del cuadro, si una persona natural residente incumple aunque fuese una sola condición, inmediatamente se encontraría en la obligación formal de declarar.

Ahora bien ¿Qué tipo de ingresos de deben computar para saber si se está o no obligado a declarar? El parágrafo 1 del artículo 7 del decreto 2243 de 2015 señaló:

“PARÁGRAFO 1°. Para efectos de establecer la cuantía de los ingresos brutos a que hacen referencia los numerales 2 de los literales a), b).y c) del' presente artículo, deberán sumarse todos los ingresos provenientes de cualquier actividad económica, con independencia de la categoría de persona natural a la que se pertenezca.”

No obstante, el parágrafo 2  del artículo 7 del decreto 2243 de 2015, señala que en dichos ingresos no deben computarse las ganancias ocasionales. Así conceptos de ingresos o renta provenientes de rifas, loterías, apuestas, ventas de activos fijos poseídos por más de dos años y los demás conceptos aplicables a las ganancias ocasionales no deberán computarse para efectos de determinar la obligación de declarar.

Ahora bien, surge una discusión y es la aplicación del parágrafo 2 del artículo 593 del estatuto tributario que señala que los ingresos provenientes de activos fijos no deben computarse para saber si se está obligado a declarar en el caso de los “asalariados”. Al respecto, la Dian mediante concepto 5852 de 2014 dijo:

“Sin perjuicio de lo anteriormente señalado, el parágrafo 2° de esta norma señala que dentro de los ingresos que sirven de base para efectuar el cómputo a que se refiere este numeral no deben incluirse los correspondientes a la enajenación de activos fijos, ni los provenientes de loterías, rifas, apuestas o similares, previsión que se reitera en el parágrafo 2° del artículo 7° del Decreto 2972 de 2013.

Así las cosas, se revoca la respuesta dada al punto siete del Concepto 045542 del 29 de julio de 2014, para concluir que al momento de computar dentro de sus ingresos que determinan la obligación de declarar no se deben incluir los ingresos por enajenación de activos fijos y los provenientes de loterías, rifas, apuestas o similares.” (Entiéndase acompasado con el decreto 2243 de 2015)

Así las cosas, un asalariado que hoy se denominan empleados no deberían incluir para el cómputo de la obligación de declarar la venta de activos fijos en virtud de la doctrina emitida por la DIAN. Y puntualmente, aclarar que se trata de no incluir la venta de activos fijos sin importar el tiempo de permanencia del activo, pues como lo señalamos anteriormente ya las ganancias ocasionales dentro de las cuales se incluye la venta de activos fijos poseídos por más de dos años se excluyen del cómputo en virtud del parágrafo 2 del artículo 7 del decreto 2243 de 2015.

Veamos los siguientes ejemplos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.