Respuesta a las declaraciones de la Doctora Cecilia Rico. El lio de las categorías tributarias

Saber a qué categoría tributaria pertenece una persona natural, se convirtió en un procedimiento tedioso, ni se diga de comprender el procedimiento de retención en la fuente. Estimar que con los decretos reglamentarios con su lenguaje galimatías se solucionó el problema es faltar a la verdad.

Hace algún tiempo aposté mi tarjeta profesional si algún directivo de la DIAN comprende plenamente las categorías tributarias y sabe practicar retenciones en la fuente. Hoy sostengo mi apuesta. La razón que me motiva a escribir estas líneas, es hoy más que nunca esencial, i) no puedo permitir que la Dra. Cecilia Rico pretenda culpar a los Contadores Públicos por sus problemas hacendísticos y ii) Ni la DIAN sabe que es un empleado y pretenden que los contribuyentes de a pie lo sepamos.

Veamos un ejemplo Doctora Rico: Una trabajadora sexual presta sus servicios con un ingresos anual de 45.000.000. Ante esto ¿Qué categoría tributaria le corresponde?

Cuando revisamos el decreto 3032 de 2013 nos encontramos que debemos definir antes que nada si presta el servicio personal a cuenta y riesgo propio o si por el contrario el riesgo lo asume quien paga por sus servicios sexuales.

El decreto 3032 de 2013 en el artículo 1 define cuenta y riesgo propio bajo cuatro condiciones que deben coexistir simultáneamente:

Conjunta y riesgo propio:

1. Una persona natural presta servicios personales por cuenta y riesgo propio si cumple la totalidad de las siguientes condiciones:.

a) Asume las pérdidas monetarias que resulten 'de la prestación del servicio;

b) Asume la responsabilidad ante terceros por errores o fallas en la prestación del servicio;

c) Sus ingresos por concepto de esos servicios provienen de más de un contratante o pagador, cuyos contratos deben ser simultáneos al menos durante un mes del periodo gravable, y

d)  Incurre en costos y gastos fijos y necesarios para la prestación de tales servicios, no relacionados directamente con algún contrató específico, que representan al menos el veinticinco por ciento (25%) del total de los ingresos por servicios percibidos por la persona en el respectivo año gravable.

Supongamos que la trabajadora sexual cumple las condiciones a), b) y d). La pregunta que inmediatamente surge en mi mente es ¿Cuáles serán las preferencias sexuales de mi cliente?

La razón es simple, la condición de tener más de un contratante o pagador se cumple pero no de forma simultánea. De allí, que si la trabajadora sexual hace tríos cumple esa condición y tendría cuenta y riesgo propio, de lo contrario no tendrá dicha condición y lo más probable es que termine calificada como empleada, en razón del conjunto 2 de que trata el decreto 3032 de 2013?

Mi pregunta es Dra. Rico ¿El programa ayuda renta sirve  para que a partir de las preferencias sexuales de mi cliente, elabore su declaración de renta?

Quedo atento a su respuesta.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.