Retención a empresas cobijadas por ley 1429 I: Las nuevas empresas

La ley 1429 de 2010 contempló una serie de beneficios para impulsar a las pequeñas empresas, entre ellos, el NO sometimiento al procedimiento de retención en la fuente. Fue así como el decreto 4910 de 2011 estableció para la nuevas empresas y para las preexistentes,  que para que no operara la retención en  la fuente, el representante legal en el caso de las empresas, el contribuyente cuando es persona natural, adjuntará un certificado bajo la gravedad de juramento donde aclare que cumple con los requisitos de la ley y los reglamentos anexando al mismo, el certificado de cámara de comercio o su renovación, o el RUT.

No obstante, las autoridades encuentran que gran parte de las empresas que dicen estar amparadas por la ley 1429 de 2010, no lo están en los sistemas de la administración tributaria. De allí que opten por implementar sistemas de control. Y esa es la razón de ser del decreto 1120 del pasado 28 de mayo de 2014, donde divide a las empresas cobijadas por ley 1429, primero menciona a la “Nuevas empresas”, que corresponde a esas que se creen en el transcurso del periodo gravable, y seguidamente hace referencia a las demás nuevas empresas o empresas  preexistentes. En este artículo, haremos referencia a las primeras, es decir a las que se creen en el transcurso del periodo gravable.

A estas, el procedimiento fue establecido mediante el artículo 1 del decreto 1120 de 2014:

"Para efectos del no sometimiento a retenciones en la fuente a título del impuesto sobre la renta, las Nuevas Pequeñas Empresas creadas en el período gravable, deberán probar ante el agente retenedor la calidad de beneficiarios de la Ley 1429 de 2010, mediante certificado suscrito por el representante legal de la empresa cuando esta corresponda a persona jurídica o por el contribuyente cuando corresponda a persona natural, en el que haga constar bajo la gravedad del juramento, que ostenta la calidad de beneficiario de la Ley 1429 de 2010 porque cumple todos los requisitos exigidos en la Ley y los reglamentos, anexando certificado de la cámara de comercio en el que se constate la fecha del inicio de su actividad económica empresarial conforme con el artículo 1 del presente decreto o sea, la fecha de inscripción en el Registro Mercantil o su renovación y/o copia del RUT en la que conste que la fecha de inicio de actividades corresponde al mismo año gravable en que se realiza la respectiva operación”

Es decir, que para la empresas creadas durante el mismo periodo gravable (en este caso año 2014) para efectos del no sometimiento a retención en la fuente en el impuesto de renta y complementarios, deberá entregar al agente retenedor el certificado bajo la gravedad de juramento donde ostenten la  calidad de beneficiario de la ley, y adjuntar el certificado de cámara de comercio donde conste la fecha de inicio de la actividad, o en su defecto copia del RUT, y las fechas allí consagradas deberán coincidir con el mismo año gravable en el que se realiza la operación (en este caso 2014).

Sin embargo para la empresas pequeñas preexistentes el procedimiento para no someterse a retención en la fuente es diferente. En nuestro próximo editorial analizaremos el tema.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.