Robar poco a muchos es un negocio que paga

Las grandes empresas nacionales, esas que cuentan sus clientes por millones, tienen una práctica que les resulta muy lucrativa, y es equivocarse constantemente en perjuicio de sus clientes y a favor suyo, por supuesto, en sumas tan pequeñas que el cliente no se entera, y si se entera, concluye que no vale la pena reclamar.

Supóngase que en una factura le cargan de más a cada cliente la pírrica suma de $100. Nadie repara en un valor tan insignificante, pero si esa empresa tiene 2 millones de clientes, está obteniendo mensualmente $200.000.000 mal habidos. Pero las equivocaciones no siempre son de ese valor, suelen ser de $1.000 y más cifras, por lo que ya nos podemos imaginar el negocio tan bueno.

En nuestro país nadie tiene la cultura de revisar exhaustivamente su factura telefónica o de algún servicio público, o un extracto bancario. Si alguien lo hace, existe una alta probabilidad de que quien emite la factura o el extracto se haya equivocado en unos pesos, ¿pero quien va a reclamar por 100, 200, o 1.000 pesos? No vale la pena para nosotros, pero sí para la gran empresa. De allí que resulte válido aquello de que para el rico cada centavo cuenta. Es que cuentan muchos.

Esas pequeñas equivocaciones pasan inadvertidas, impunes. Nadie repera en ellas, por lo que resulta ser una gran estrategia de rentabilización a la que ninguna autoridad ni entidad de control presta atención.

De grano en grano llena el buche la gallina, dicen los abuelos. De peso en peso llenan las cuentas los empresarios, dicho y hecho.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. José Jainer Arias Vera dice:

    Está práctica y la los precios cercanos a las cifras redondas llenan " el buche" de las grandes superficies, el tendero, el conductor de servicio público, así como también, lo hace la "viveza caritativa" de pedir al cliente que deje el cambio de sus compras para "fundaciones" privadas, donaciones realizadas directamente por las grandes superficies que las favorecen disminuyendo los impuestos sobre utilidades, esto, cuando el dinero va a las fundaciones, pero cuando no, igualmente, la hacen aparecer en los balances de la fundación: Elusión y Evasión simultánea.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.