Sanción por extemporaneidad para contribuyentes y no contribuyentes del impuesto sobre la renta

Sin lugar a dudas, sobraría clarificar las implicaciones que se desprenderían de ostentar la calidad de contribuyente o no contribuyente del citado tributo nacional; toda vez, que como bien se recordará sólo respecto de los primeros se predica la responsabilidad frente al impuesto, entre tanto que los segundos no se encuentran sometidos a ese gravamen.

Conforme a ello, es de recordar que a los contribuyentes del tributo les corresponde la obligación de presentar la debida declaración del impuesto sobre la renta y complementarios; mientras que para los no contribuyentes – en principio –les es demandable la presentación de la declaración anual de ingresos y patrimonio (artículo 598 del E.T.).

En ese orden, conviene manifestar que en los artículo 9 y 10 del decreto 2623 de 2014 se señalan las entidades no contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios obligadas o no a presentar la declaración de ingresos y patrimonio.

En relación con el título propuesto, el artículo 641 del E.T. consagra que “las personas o entidades obligadas a declarar, que presenten las declaraciones tributarias en forma extemporánea, deberán liquidar y pagar una sanción por cada mes o fracción de mes calendario de retardo, equivalente al cinco por ciento (5%) del total del impuesto a cargo o retención objeto de la declaración tributaria, sin exceder del ciento por ciento (100%) del impuesto o retención, según el caso.

Esta sanción se cobrará sin perjuicio de los intereses que origine el incumplimiento en el pago del impuesto, anticipo o retención a cargo del contribuyente, responsable o agente retenedor

Cuando en la declaración tributaria no resulte impuesto a cargo, la sanción por cada mes o fracción de mes calendario de retardo, será equivalente al medio por ciento (0.5%) de los ingresos brutos percibidos por el declarante en el período objeto de declaración, sin exceder la cifra menor resultante de aplicar el cinco por ciento (5%) a dichos ingresos, o del doble del saldo a favor si lo hubiere, o de la suma de 2.500 uvt cuando no existiere saldo a favor. En caso de que no haya ingresos en el período, la sanción por cada mes o fracción de mes será del uno por ciento (1%) del patrimonio líquido del año inmediatamente anterior, sin exceder la cifra menor resultante de aplicar el diez por ciento (10%) al mismo, o del doble del saldo a favor si lo hubiere, o de la  suma de 2.500 UVT cuando no existiere saldo a favor”.

A su turno, el artículo 645 del E.T. contempla que “las entidades obligadas a presentar declaración de ingresos y patrimonio que no lo hicieren, o que lo hicieren extemporáneamente, o que corrigieren sus declaraciones, tendrán una sanción hasta del uno por ciento (1%) de su patrimonio liquido, la cual se graduará de acuerdo con las condiciones económicas de la entidad.

La sanción así propuesta en el pliego de cargos se reducirá al cincuenta por ciento (50%) si la entidad declara o paga, según el caso, dentro del mes siguiente a la notificación del mismo”.

De una simple inspección, sería notoria la diferencia de aplicación de la sanción por extemporaneidad, para los eventos de sujetos contribuyentes del impuesto y para quienes no son responsables del tributo.

Pero otra importante distinción, radica en que para los no contribuyentes (obligados a presentar la declaración de ingresos y patrimonio) esta sanción no se impone directamente, por el obligado, sino que debe ser objeto inicialmente de un pliego de cargos (formulado por la Administración) y posteriormente, si es del caso, de una resolución de sanción; contrario, al caso de los contribuyentes que deben autoliquidarse y declarar la debida sanción, acorde al procedimiento reglado en el artículo 641 del E.T.

Ahora, si se tratase de un no contribuyente que presenta su declaración de ingresos y patrimonio (oportunamente), pero omite la firma del revisor fiscal (estando obligado a ello); resultaría claro, que tal declaración se tendría por no presentada (literal c) artículo 580 del E.T.).

En este nuevo escenario, habría de consultarse si la sanción de extemporaneidad generada se liquidaría acorde a lo indicado en el parágrafo 2 del artículo 588 del E.T. (sanción equivalente al 2% de la calculada por el artículo 641 del E.T.) o sería imperativo esperar el actuar de la Administración Tributaria conforme a lo dispuesto en el artículo 645 del mismo estatuto.

En ese sentido, bien podría entenderse que la alternativa enunciada en el parágrafo 2 del artículo 588 del E.T. corresponde a una regla especial de la sanción de extemporaneidad, que desplegaría la regla general contenida en el artículo 641 del E.T.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.