Sanción por no declarar con la reforma tributaria

La reforma tributaria puesta a consideración por el gobierno al congreso contempla modificar el artículo 643 del estatuto tributario que regula la sanción por no declarar.

Esta modificación permite incluir en un solo artículo los diferentes impuestos como el impuesto a la gasolina, GMF, Ingresos y patrimonio, declaración anual de activos en el exterior, impuesto a la riqueza y el monotributo, y además, hace una reducción importante al beneficio que se otorga a quien declara dentro del vencimiento del término para interponer el respectivo recurso contra la resolución que impone la sanción por no declarar.

Actualmente se puede bajar la sanción por no declarar al 10%, lo que equivale a una reducción del 90%, y con la reforma esa reducción quedaría en el 50%, una desmejora sustancial en ese beneficio.

Veamos cómo queda el artículo 643 del estatuto si se aprueba la reforma:

SANCIÓN POR NO DECLARAR.

Los contribuyentes, agentes retenedores o responsables obligados a declarar, que omitan la presentación de las declaraciones tributarias, serán objeto de una sanción equivalente a:

  1. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios, al veinte por ciento (20%) del valor de las consignaciones bancarias o ingresos brutos de quien persiste en su incumplimiento, que determine la Administración Tributaria por el período al cual corresponda la declaración no presentada, o al veinte por ciento (20%) de los ingresos brutos que figuren en la última declaración de renta presentada, el que fuere superior.
  2. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración del impuesto sobre las ventas o a la declaración del impuesto nacional al consumo, al diez por ciento (10%) de las consignaciones bancarias o ingresos brutos de quien persiste en su incumplimiento, que determine la Administración Tributaria por el período al cual corresponda la declaración no presentada, o al diez por ciento (10%) de los ingresos brutos que figuren en la última declaración de ventas o declaración del impuesto nacional al consumo presentada, según el caso, el que fuere superior.
  3. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración de retenciones, al diez por ciento (10%) de los cheques girados u otros medios de pago canalizados a través del sistema financiero, o costos y gastos de quien persiste en su incumplimiento, que determine la Administración Tributaria por el período al cual corresponda la declaración no presentada, o al ciento por ciento (100%) de las retenciones que figuren en la última declaración de retenciones presentada, el que fuere superior.
  4. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración del impuesto de timbre, a cinco (5) veces el valor del impuesto que ha debido pagarse.
  5. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración del impuesto nacional a la gasolina y al ACPM, a cinco (5) veces el valor del impuesto que ha debido pagarse.
  6. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración del gravamen a los movimientos financieros, a cinco (5) veces el valor del impuesto que ha debido pagarse.
  7. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración de ingresos y patrimonio, al dos por ciento (2%) del patrimonio líquido de la entidad obligada a su presentación.
  8. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración anual de activos en el exterior, al diez por ciento (10%) del patrimonio bruto que figure en la última declaración del impuesto sobre la renta y complementarios presentada, o al diez por ciento (10%) del patrimonio bruto que determine la Administración Tributaria por el período a que corresponda la declaración no presentada, el que fuere superior.
  9. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración del impuesto a la riqueza y complementario, al ciento sesenta por ciento (160%) del impuesto determinado, tomando como base el valor del patrimonio líquido de la última declaración de renta presentada o que determine la Administración Tributaria por el período a que corresponda la declaración no presentada, el que fuere superior.
  10. En el caso de que la omisión se refiera a la declaración del monotributo, a tres (3) veces el valor del impuesto que ha debido pagarse.

PARÁGRAFO 1°. Cuando la Administración Tributaria disponga solamente de una de las bases para practicar las sanciones a que se refieren los numerales de este artículo, podrá aplicarla sobre dicha base sin necesidad de calcular las otras.

PARÁGRAFO 2°. Si dentro del término para interponer el recurso contra la resolución que impone la sanción por no declarar, el contribuyente, responsable o agente retenedor presenta la declaración, la sanción por no declarar se reducirá al cincuenta por ciento (50%) del valor de la sanción inicialmente impuesta por la Administración Tributaria, en cuyo caso, el contribuyente, responsable o agente retenedor deberá liquidarla y pagarla al presentar la declaración tributaria. En todo caso, esta sanción no podrá ser inferior al valor de la sanción por extemporaneidad que se debe liquidar con posterioridad al emplazamiento previo por no declarar.

Otra modificación importante que vale la pena resaltar, es la que se hace al numeral 3 que habla de la sanción en la declaración de retención en la fuente, pues este actualmente sólo hace referencia a los cheques girados, y con la modificación se extiende a “otros medios de pago canalizados a través del sistema financiero”, pues es evidente que con el auge de las transferencias electrónicas el giro de cheques ha entrado en desuso, lo que precisaba una actualización de la norma.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. JUAN RUA MARTINEZ dice:

    Ellos hablan así no más como si presidieran un país de retardados mentales. Como no va a ser un impuesto al Patrimonio si la base para determinarlo es precisamente el PATRIMONIO del contribuyente. No sé en qué concepto nos tiene a los colombianos.

  2. Jose Villa dice:

    Dudo mucho de que Santos CUMPLA su palabra de desaparecer el IMPUESTO A LA RIQUEZA, y máximo cuando esta promesa NO LA FIRMO SOBRE PIEDRA NI SOBRE EL MARMOL.
    Lo que SI es un hecho "impajaritable", es que esa platica que reuna con la reforma tributaria muy PRONTO LA DESAPARECERA y el "AS" sobre la manga será recurrir al hoy denominado IMPUESTO A LA RIQUEZA. Claro está que cuando esto se de, se dará bajo OTRO NOMBRE.
    Esto ocurrió con el impuesto al patrimonio, del que dijo que quedaba sepultado pero al revivirlo lo sacó con el nombre de impuesto a la riqueza aunque a pie juntillas afirmó que el impuesto a la riqueza no era el mismo impuesto al patrimonio.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.